Publicar la primera novela

 

PUBLICAR LA PRIMERA NOVELA

 

Publicar la primera novela. Ése es el sueño para un autor novel. En España se editaron 72.416 libros en 2014 . En estos tiempos en que la lectura parece estar muy lejos de ser una de las preferencias de los españoles cada vez son más los que deciden probar suerte y escribir con la nada secreta esperanza de ser publicados un día.

Escribir es una de las actividades más democráticas: sólo es necesario papel y bolígrafo o el teclado de un ordenador. Después nos corresponde a nosotros enfrentarnos al espacio en blanco y escribir la más sublime de las obras o un texto vergonzantemente ramplón. Esa falta de filtros que determinen qué es bueno y qué no es la que anima a tantos a decidirse y paradójicamente la que provoca que los sueños de tantos se vean brutalmente detenidos cuando llega el momento de dar a conocer el producto de su trabajo.

Tradicionalmente en España el camino natural para la publicación pasaba por el contacto directo con las editoriales. Esto hoy en día es practicamente imposible ante la saturación del mercado. Como resultado la figura del agente literario ha cobrado un peso específico cada vez mayor hasta convertirse en un mediador casi indispensable entre el autor y la editorial.

La recientemente desaparecida Carmen Balcells fue la más conocida pero muchas otras agencias se reparten el mercado literario en España. Puedes ver un directorio aquí. Las tareas de las que se ocupa un agente literario no se limitan a la representación de su cliente en el mercado nacional. Gestionan sus derechos en el extranjero, asesoran en sus movimientos al autor, se convierten en sus editores, mentores, promotores y en ocasiones incluso en amigos. Tal dedicación está reñida con una cartera demasiado elevada de autores. Los recursos no llegan para atender adecuadamente los intereses de tantos. Las agencias, por limitaciones personales, deben limitar el número de autores representados o en caso contrario éstos se exponen a ver sus intereses deficientemente atendidos y en consecuencia a un estancamiento en su proyección.

Sirva esta exposición muy breve de la situación para abordar la cuestión que nos interesa, el intento de un autor novel por abrirse paso en el mercado editorial y ver publicada su primera obra. En este caso, y tomando como ejemplo mi experiencia personal, será una obra de ficción la escogida.

 

PUBLICAR LA PRIMERA NOVELA: ¿QUÉ HACER?

 

Nos hemos decidido por fin a escribir algo propio. Hemos escogido el género, el argumento, la trama y los personajes, nos hemos documentado adecuadamente y por fin, sentados ante el ordenador las primeras frases comienzan a revelarse. Para llegar a ese punto podemos confiar en nuestra propia inspiración, recurrir a libros que nos enseñen el control del tiempo, la elaboración de la trama, la ubicación estratégica del narrador, los principios narrativos y tantas otras cuestiones. Y contamos también con talleres literarios en internet que enseñan las bases para escribir una narración creativa. Aquí tenéis uno como ejemplo.

Es un momento emocionante sin duda para cada uno de los que lo hemos vivido y un proceso que a lo largo de un tiempo da como resultado nuestra obra, nuestra primera novela. La contemplamos con orgullo, casi incapaces de creer que al fin hemos podido convertir nuestro proyecto en algo tangible. Después de revisarla y releerla llega el momento en que depositamos una copia impresa sobre el escritorio y decidimos que ya está. Nuestra primera novela está preparada para ser mostrada al mundo.

Entonces descubrimos la dura realidad…

El primer paso es buscar información sobre las vías para publicar una novela. Visitar las páginas de escritores.org puede ser un excelente comienzo. No tengas miedo de investigar y leer en Internet para saber lo que puedes esperar. Un excelente recurso es el blog Miserias literarias. Su autor, un escritor reconocido voluntariamente refugiado en el anonimato publicó años atrás sus experiencias sobre el mundo editorial, especialmente pensadas para ilustrar a los escritores noveles. Te recomiendo que lo leas, no tiene desperdicio. Aunque hace mucho tiempo que dejó de actualizarse sus contenidos conservan el mismo valor que entonces.

Las vías que en principio se muestran al escritor novel son las editoriales, las agencias editoriales y la autopublicación, sea gestionada por uno mismo en sitios como Amazon y similares o autofinanciada a través de los servicios de imprentas-editoriales o recursos en Internet. De la autopublicación hablaremos en otro momento. Por ahora baste decir sobre ésta última, a título estrictamente personal, que es complicado lograr una visibilidad destacada y se hace difícil o casi imposible competir ante la carencia de una buena distribución para llegar al cliente final. Eso no quiere decir que no haya éxitos muy grandes generados a partir de blogs y uso de las redes sociales. En algunos casos esos autores han conseguido captar la atención de los medios tradicionales y pasar de la pantalla al papel respaldado por el favor de miles de seguidores. A pesar de esos ejemplos yo personalmente sigo prefiriendo la opinión de los profesionales y una revisión crítica que asegure un nivel de calidad.

 

UNA OPCIÓN: LA AGENCIA LITERARIA

 

Así pues el escritor novel prepara su manuscrito y lo presenta a las editoriales y agencias de su elección. Es aconsejable estudiar previamente las líneas de publicación para comprobar si nuestra obra tiene cabida en ellas. Cuando es así es el momento de lanzarse y contactar directamente. Quien piense en un arranque fulgurante para su novela está destinado a un desengaño. Aunque hay excepciones no es normal que un manuscrito sea aceptado sin más y de modo rápido. Las agencias editoriales están sobrecargadas de trabajo. En algunas con las que he tratado el volumen de manuscritos pendientes de valoración sobrepasaba los trescientos y su revisión estaba a cargo de un personal muy escaso. Los responsables de valorar una nueva propuesta son los mismos que deben atender principalmente a los intereses de sus autores, que son la prioridad fundamental para la agencia. Debemos aceptar que la demora en los plazos de respuesta, por decepcionantes que puedan parecernos, son inevitables.

La primera impresión que causemos es importante. Mucho, cuando todo depende de ella para merecer una revisión más profunda o ser desechados sin más. La sobrecarga de trabajo es tan grande que muchas agencias ni siquiera envían acuse de recibo de los manuscritos. En algunos casos su departamento de lectura informa que la no contestación en un plazo de dos o tres meses equivaldrá al rechazo de la propuesta. En otros casos ni siquiera recibe eso el postulante…

Por eso no podemos permitirnos errores en la presentación de nuestra obra. La información que proporcionemos debe ser adecuadamente presentada y con una exquisita corrección. En la próxima entrada hablaremos de cómo debemos presentar nuestra propuesta  a través de la carta de presentación la propuesta editorial.

Espero que esta entrada haya sido de tu agrado. En el caso de que quieras añadir un comentario o exponer tu experiencia estaré encantado de leer tu opinión.

Hasta la próxima

Suscribirse al blog
Roberto

Roberto Zapata es profesor y estudioso de Bizancio. Ha publicado el libro Italia bizantina 867-1071. En la actualidad escribe una trilogía ambientada en el siglo XI.

  • Jaime M dice:

    Hola Roberto,

    Tu entrada me ha gustada mucho y me ha venido muy bien, porque una de las cosas en las que ando (sólo como afición y sin ninguna intención en principio de publicar) es la de escribir una novela. El periodo en el que estaría localizada la trama sería la posterior a la caida de Constantinopla, por el interés que siempre me ha causado el saber que fue de los bizantinos durante el comienzo de la dominación turca. Una vez más la única referencia (mínima) que tengo al respecto es el del libro de Runciman pero pasa por el tema con muy poca profundidad.

    Lo que tengo hasta el momento de mi “intento de novela” es una ligera idea y muchos personajes (esa parte se me da bien : )) para una trama pendiente de dar forma. Además, a eso hay que sumarle la dificultad de ponerse delante del papel y escribir un relato decente, cosa más difícil de lo que me imaginaba al principio y con lo que me conformaría : ).

    Para publicar, un recurso muy utilizado ultimamente es el del famoso “crowfunding” que consiste (para el que no lo sepa) en recaudar fondos de donantes anónimos (o no) hasta alcanzar un importe objetivo que permita la publicación. La web que conozco es http://www.lanzanos.com, que es la que utilizó un amigo para publicar su novela.

    Sin mebargo, el problema que he podido observar es que posteriormente la distribución es limitada, ya que no hay un respaldo editorial potente, y la visibilidad es bastante limitada, lo que, en mi opinión, hace que gran parte de esos libros caigan en el olvido.

    Si bien el panorama que presentas es de un realismo que puede resultar hasta cruel con el escritor novel, si que me parece de una gran ayuda para el que quiera lanzarse a la aventura para que esté preparado. Particularmente es uno de mis grandes sueños pero aún me faltan mimbres que espero ir adquiriendo con la práctica y el tiempo. Acepto sugerencias y todos los consejos que me podáis/querías dar! : )

    Un cordial saludo.

    • Roberto dice:

      Jaime, me alegra mucho que te haya servido. En breve iré publicando tres entradas más para completar esta serie y espero que te sirvan también.
      Es un periodo interesante el que quieres abordar en tu proyecto. Bizancio como entidad política desapareció tras la toma de Constantinopla y la conquista algunos años después de los últimos reductos. Lo que quedó fue una comunidad grecoparlante, de confesión ortodoxa (los fanariotas en Estambul) sometidos a los nuevos señores de la ciudad. Toda novela que quiera abordar ese periodo tendrá que tener eso en cuenta.
      Es toda una aventura la de escribir, sea con la intención de publicar o no. Y es perfectamente natural que al ver el resultado final, si estás contento con él, quieras darlo a conocer a otros. Crowfunding, autopublicación, son vías alternativas que van surgiendo ante la dificultad de la publicación por los medios naturales. Cada uno tiene que ver lo que le conviene. Yo, por mi parte, sigo prefiriendo el filtro de los profesionales aunque en estos tiempos recibir el sí de una agencia literaria es tan duro como pasar una oposición, créeme.
      Uno no puede engañarse, esas vías alternativas permiten publicar, sí, pero la clave es ¿cómo llego a mis potenciales lectores? Si queremos ver nuestro libro en las estanterías hay que recurrir a las editoriales y el camino hasta ellas pasa por la puerta de las agencias literarias. Si sólo quieres ver tu libro impreso o en formato digital, pues Amazon y un buen número de empresas te pueden servir bien pero seguirás teniendo el mismo problema. Además hay fraudes y mucho desencanto también para muchos que probaron esa vía. En otra de las entradas toco un poco el tema.
      Respecto a tu proyecto en ciernes cuenta conmigo para lo que necesites. Toda ayuda es poca porque escribir es algo complicado, y hacerlo bien más todavía:-)

      Un saludo muy cordial

  • Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

    Aviso de cookies
    >
    A %d blogueros les gusta esto: