Murallas de Constantinopla

Selección de Textos

 

En esta página puedes leer una selección de textos de las novelas de la Trilogía. La primera de la serie es la presentación de los personajes en el primer capítulo. Espero que lo disfrutes…

 

Los años de hierro: Capítulo 1

 

Descargar (PDF, 196KB)

Sigue Desde las Blaquernas en Facebook

Suscribirse al blog
  • Jaime M dice:

    Hola Roberto,

    Te escribo desde mi trabajo en un momento de descanso tras la comida, con el primer capítulo de tu novela y un café para acompañarlo, y de comenzar la tarde con buen pie.

    Me ha gustado mucho este primer capítulo, el arranque de la novela y los diálogos entre José y Jorge, en los que se pueden ver claramente las personalidades de ambos hacen que sólo un capítulo sepa a poco. Lo que más me ha gustado han sido los diálogos, es decir, siempre he sentido curiosidad como eran las conversaciones entre por ejemplo el emperador y sus ministros, entre militares y entre el pueblo llano, no sólo por saber como “sonaba” el griego medieval sino también cuales eran sus temas de conversación, su manera de expresarse, las bromas que se podrían gastar… Un poco de eso lo he podido ver entre los dos hermanos y me han acercado a la mentalidad de la época.

    Lo que si me ha llamado la atención (quizá es un detalle insignificante) es que en la carta inicial, Teopempto tutea a Gudelio cuando empieza la misma con el tratamiento “mi señor”. Me imagino que esos detalles evidentemente no se te han escapado, pero me ha resultado curioso.

    Esperando el segundo capítulo!

    Un muy cordial saludo.

    • Roberto dice:

      Jaime, me alegra mucho que te haya gustado el primer capítulo. La retroalimentación es algo realmente estimulante, y las opiniones razonadas y las dudas/cuestiones, más todavía:-)
      Realmente José y Jorge son muy distintos entre sí, dos extraños en realidad. Si te ha gustado la tensión entre ambos siento anunciarte que no continuará mucho más porque en breve se van a separar y no se encontrarán otra vez hasta la segunda novela, unos trece años después. Me alegra también que te gusten los diálogos, puse mucha intención en ellos a lo largo de toda la novela para que tuviesen una cadencia y un ritmo adecuados. Respecto al tono y el contenido piensa que el hombre, cualquiera que sea su cultura, comparte las mismas preocupaciones y deseos, sólo cambian las formas exteriores. Los romanos de Oriente se reían por lo mismo que tú y yo, temían las mismas cosas, salvando las diferencias culturales. Te sorprendería el grado de afinitud que tenemos con hombres que vivieron mil años atrás.
      Respecto al tratamiento, aunque existía el plural mayestático el “tú” era la forma habitual en la relación. El género epistolar en Bizancio era un arte en sí mismo, muchas veces alejado de lo que nosotros llamaríamos llaneza, lo que puede hacerlo aparecer como artificial. Hay que saber leer los códigos y claves culturales que están detrás. Una colección típica como es la de Teodoro Dafnopates, cortesano y ministro en la parte central del siglo X, conserva cartas dirigidas a amigos e íntimos y tienen una formalidad y una depuración estilística que nosotros encontramos extraña. A pesar de todo es muy razonable pensar que no todas las cartas se escribían con los modelos grecorromanos en mente, sino con el corazón, y en la Trilogía no voy a renunciar a mostrarlas, especialmente en la segunda y tercera novelas, donde tendrán un papel en la narración muy destacado.
      Sobre los capítulos que vienen el plan es ir mostrando una selección de textos de los cuatro libros acompañados de una contextualización para que aquellos que se interesen por la novela puedan hacerse una idea adecuada sin perder el factor sorpresa. Como dije en algún otro lugar, bien sea en Textos o en las entradas iré publicando partes comentadas. Pronto otra entrega.
      Un abrazo

  • Rafael Quiñones dice:

    Buenas profesor Zapata:

    Aquí desde Venezuela, me he encontrado con la suerte de llegar a su blog. Por la pasión de un amigo mío por el Imperio Bizantino hace unas semanas me leí por recomendación suya “Constatinopla el Imperio Olvidado” de Isaac Asimov y me dejó muy marcado el que haya dejado a Jorge Maniaces como precisamente el personaje que pudo haber salvaguardado la herencia de Basilio II y mantener a Constatinopla como la gran potencia durante la Edad Media. Sorpresa que buscando información sobre este personaje en la red, haya conseguido este blog no sólo con la mejor información sobre Maniaces en español, sino la intención de su autor de escribir una trilogía de ficción sobre el mismo. La única ficción que he leído sobre Bizancio ha sido “El Conde Belisario” de Robert Graves que me ha dejado muy buen sabor en la boca y leyendo esta primera parte de tu primer libro, promete mucho. Soy sociólogo y no crítico literario, pero soy gra lector y creo que lo vas a hacer tendrá grandes logros. Me gustaría saber más de esta novela y si es posible adquirirla de una forma electrónica, ya que mi país por razones de Control cambiario, le es muy difícil importar libros. Gracias y mucha suerte con tu proyecto.

    • Roberto dice:

      Hola Rafael, bienvenido a Desde las Blaquernas.
      Isaac Asimov era un hombre interesado en muchos campos, no sólo en la divulgación científica. Yo también leí en mi adolescencia ese librito y guardo muy buen recuerdo de él. Afortunadamente ahora hay mucho más donde escoger para ampliar nuestra curiosidad, sea cual sea. En alguno de los comentarios puedes encontrar más información. Uno de los puntos pendientes para próximas publicaciones en el blog precisamente será el comentario periódico de un libro o artículo relevante sobre Bizancio. Espero ponerlo pronto en marcha.
      El conde Belisario de Robert Graves también fue para mí una lectura señera, sobre todo porque llegó cuando apenas se publicaba nada sobre Bizancio en España. En aquel entonces las obras de Procopio de Cesárea no habían sido editadas aquí y la información contenida en la novela fue para mí una revelación. Hay que reconocer que, literariamente, El Conde Belisario peca de un tono demasiado expositivo y plano pero siempre la tendré entre mis favoritas por lo que supuso para mí cuando tenía muy pocos años.
      Muchas gracias por tus amables palabras sobre Los años de hierro. Es un proyecto vasto, puedes creerme, del que esta novela sólo es una parte. Espero en breve ofrecer a los lectores del sitio una perspectiva bastante más amplia. Mientras tanto te invito a seguir visitando la web y curiosear en sus contenidos. Te animo también a que te suscribas, es la mejor forma de recibir novedades sobre los contenidos sin temor a olvidos. Sobre tu pregunta de la publicación, por el momento no soy partidario de la publicación electrónica, al menos no como vía principal, pero no estoy cerrado. Por el momento seguimos trabajando sobre la publicación tradicional en papel. Informaré cuando haya novedades. Y para que la espera se haga menos larga prometo que seguirá habiendo avances en la web, capítulos comentados como muestra de los cuatro libros (y quizá también una selección de textos de la segunda novela en la que estoy trabajando).
      Te animo, pues, a que sigas visitando Desde las Blaquernas y no dejes de aportar tus comentarios, son muy bien recibidos.
      Un saludo muy cordial

  • Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

    Aviso de cookies
    >
    A %d blogueros les gusta esto: