Teo Palacios, escritor

El sevillano Teo Palacios, (Dos Hermanas, 1970), es autor de varias novelas históricas que han aparecido en el mercado en los últimos años además de colaborador en medios radiofónicos y persona muy implicado en la enseñanza de la escritura creativa a través de la academia Factoría de escritores. Su primera aparición ante el público fue la recreación de la historia de la Esparta del periodo pre-clásico en su Hijos de Esparta (2010), cuya reseña puedes leer en Desde las Blaquernas. En 2012 es el turno para El collar maya, un relato de intriga a través del tiempo. Con La predicción del astrólogo (2013), ambientada en Al-Andalus en el siglo XI, nos encontramos con un relato de vidas, amores y tragedias entre las ruinas del que fue un poderoso reino ahora desgajado en múltiples principados menores. La última incursión editorial hasta la fecha es El trono de barro (2015), un retrato de la España de comienzos del siglo XVII a través de la figura de Francisco de Sandoval y Rojas, el duque de Lerma, poderoso valido del rey Felipe III. Con Teo hablamos sobre su obra y sus proyectos. Espero que te guste… 

 

Teo Palacios, escritor

Foto Teo Palacios

¿Quién es Teo Palacios?

Un sevillano que desde muy pequeño lee y escribe historias.

En tu página web http://teopalacios.com puede seguirse la pre-historia de Teo Palacios antes de tener agente y publicar su primera novela. Con la perspectiva del tiempo transcurrido, ¿qué balance harías de estos años?

Pues no puede ser más positivo. Desde 2010, cuando apareció mi primera novela, he publicado cuatro obras, y la quinta llegará a librerías en unos tres meses. Estoy publicado en seis países y tengo miles de lectores que me siguen. Soy afortunado. Cuando uno empieza en una profesión como esta lo hace con pocas expectativas, las mías se están cumpliendo una por una.

Tuviste que hacer una reconversión profesional y ahora te has orientado decididamente hacia la formación. Recientemente has empezado a publicar vídeos acerca del proceso creativo de la escritura ¿Cómo surgió esa faceta formativa y qué te aporta profesional y personalmente?

Pues no sabría decirte el modo en el que surge; simplemente, un día, de repente, me apetecía enseñar a otros lo que yo iba aprendiendo. Así fue como se originó el primer blog que llevé. Y me encontré con que cientos de personas seguían aquellas entradas sobre cómo hacer tal o cual cosa. Fue entonces cuando me di cuenta de que había un agujero enorme para los escritores noveles; se necesita una formación transparente, que no solo enseñe a escribir sino que además muestre las realidades del mundo editorial. Un par de años después nacía Factoría de Autores, una academia para escritores que está formando a grandísimos autores. Algunos de ellos ya están dando que hablar; otros lo harán en breve.

Convénceme: ¿Por qué debería comprar una novela de Teo Palacios?

No debo convencerte de leer nada. Uno debe leer lo que le apetece, y no aquello a lo que le fuercen, ni en lo que le tengan que insistir. Tú simplemente acércate a mis libros: si te gusta la sinopsis, si el tema te parece interesante, si tras leer algunos párrafos crees que el libro es para ti, llévatelo. Lo que sí puedo decir es que aquellos que se animan a hacerlo suelen hablar muy bien de la lectura que han realizado.

Esparta, una intriga a través del tiempo, la España árabe, el reinado de Felipe III…, temas, tiempos y lugares muy variados ¿qué buscas en una novela, ¿qué te seduce a la hora de proponerte una nueva obra?

Yo escribo novela histórica porque disfruto descubriendo personajes, escenarios y episodios que desconocía. Cuando me encuentro con un suceso histórico que me emociona y me llama la atención, me planteo si podría escribir una novela sobre ello. No siempre es posible; a veces no hay documentación al respecto, por ejemplo. Otras el proyecto queda latente durante años hasta que al fin estás preparado para llevarlo a cabo. Es ese interés personal el que me lleva a cambiar de época o de escenario. Mis novelas dicen mucho de lo que me gusta, puesto que escribo sobre cosas, o personajes, que me han fascinado.

El trono de barro, tu última novela hasta ahora, está centrada en la figura del Duque de Lerma, el valido del rey Felipe III. La asociación entre corrupción y poder tiene una evidente traslación a nuestros tiempos. Después de tus primeras obras más literarias, ¿te inclinas ahora por una presencia más clara de los temas de nuestro tiempo en tus novelas o sólo es una coincidencia?

Lo cierto es que cuando empecé a trabajar El Trono de Barro era el año 2009. Por entonces, los grandes casos de corrupción aún no habían saltado en España. Casos como la trama Gürtel, el caso Bárcenas, los EREs, Filesa, Malaya, Nóos, Púnica y tantos otros no se conocían. Sin embargo, yo ya estaba escribiendo sobre la corrupción política, que ocurría nada menos que 400 años antes. Lo que nos enseña esto es que política y corrupción cruzan sus caminos con demasiada frecuencia y por lo tanto sería necesario un sistema de control mucho más eficaz de los partidos y las competencias.

Háblanos de tus comienzos como escritor, cuando todavía eras un desconocido.

Bueno, tampoco es que ahora sea Ken Follet ni nada de eso… La verdad es que a mi alrededor han cambiado muchas cosas (han pasado casi nueve años). El entorno cambia, las circunstancias cambian. Por entonces era, como todos los que se acercan por primera vez al mundo editorial, bastante inocente con respecto a lo que me iba a encontrar. Poco a poco vas abriendo los ojos; entendiendo muchas cosas, molestándote otras profundamente, incapaz de comprender por qué se hace esto o aquello en alguna ocasión. He perdido inocencia y temores, he ganado experiencia. Pero lo importante, que es la ilusión por contar historias, sigue intacto.

Iniciaste tu carrera profesional como escritor con la agencia de Sandra Bruna. Ahora tu agente es Déborah Albardonedo. ¿Qué provocó el abandono de la primera? Y como conozco personalmente a Déborah quisiera que nos hablaras de tu experiencia en su agencia y una valoración del momento profesional en que te encuentras.

Siempre le estaré agradecido a Sandra por haber confiado en mi trabajo. Gracias a ella publiqué mi primera novela. Sin embargo, la agencia creció de forma exponencial en muy poco tiempo y había cosas que no me hacían sentir cómodo. Tras un tiempo en el que hablamos varias veces de esas cosas, desde la agencia me dijeron que estaban pensando en dejar de representar a algunos autores, entre ellos yo mismo. Y estuve totalmente de acuerdo en que era lo mejor. Por entonces acababa de escribir La Predicción del Astrólogo. Quise publicarla sin agente y lo conseguí. Sin embargo, siempre he pensado que tener agente es una buena idea.

A Déborah Albardonedo la conocí por su labor en redes sociales. Le escribí, pero pensé que no estaba interesada puesto que no respondía. Un par de meses después me llegó su respuesta: El reciente fallecimiento de Miliki había trastornado muchas cosas en la agencia y había retrasado una serie de cuestiones, pero estaba interesada en representarme. Me llamó un domingo por la tarde y estuvimos tres horas al teléfono. Desde entonces nuestra relación es excelente. Tenemos una visión muy similar del mundo editorial, de lo que debemos hacer con mi carrera. Deborah es mucho más que una agente: es un apoyo diario, una guía y una gran amiga.

Después de unos años como autor publicado y con una experiencia considerable a la espalda ¿cuál es tu análisis del mundo editorial en España?

Creo que las editoriales están un poco perdidas. No se ha sabido hacer frente a la crisis, aunque yo tampoco sé cuál es la solución. Para empezar, creo que las editoriales deberían hacer presión para que se establezca de una vez por todas un plan de fomento de la lectura que sea efectivo. España es uno de los países con mayor tradición editorial y en el que se publican más títulos al año, y sin embargo estamos a la cola en comprensión lectora de toda la UE. Es una incongruencia y revela que algo está fallando.

Es necesario, desde luego, una buena estrategia contra la piratería. No tiene sentido que la gente presuma de tener en su Ipad o en su lector electrónico 3000 libros, o más, que seguramente nunca lleguen a leer.

Con todo, la autoedición digital ha abierto puertas que antes estaban cerradas a autores que se están haciendo un hueco importante. Hay más probabilidades para los noveles de llamar la atención ahora que hace unos años.

Es un momento difícil, la verdad, con demasiados frentes abiertos y a los que parece que nadie les presta atención.

Visto lo visto ¿se puede dar todavía algún consejo a los escritores que intentan publicar su primera obra?

Que no desesperen. Que sean constantes: escribir una novela es algo que lleva muchos meses, probablemente uno o dos años de trabajo. No se puede tener prisa ni se puede abandonar un proyecto al que le has dedicado días y meses de tu vida a las primeras de cambio.

Pero sobre todo, que se formen como autores. Si un pintor, un músico, un escultor o cualquier otra disciplina artística necesita formación, un escritor también la necesita. Cometemos el error de que como sabemos escribir podemos escribir una novela. Pero a lo que nos enseñaron es a escribir, no a narrar. Podemos escribir una carta, o la lista de la compra; pero narrar una historia es todo un arte; es necesario manejar una serie de recursos, de elementos, de giros, de voces, de artilugios. Y si no sabes cuáles son y cómo utilizarlos te resultará terriblemente difícil escribir una novela.

No hay que tenerle miedo a formarse; todo lo contrario. Tener una buena formación te hará mejor contador de historias.

Háblanos sobre tus hábitos a la hora de escribir, tus rutinas y manías, si las tienes.

No tengo manías. Sí es cierto que a lo largo de los años he ido desarrollando un método que a mí me funciona para dar forma a mis novelas y que procuro enseñarle a mis alumnos. Se basa en la planificación, en el trabajo de todos los diferentes elementos que van a formar parte de una obra antes de empezar a escribirla. Cronología, personajes, resumen de lo que va a ocurrir. Esa es la tríada capital de mi trabajo. A partir de ahí empiezo a escribir.

¿Cómo afrontas la construcción de una de tus novelas? ¿Eres rápido, reescribes mucho, prima el método o la intuición?

Parte queda contestada en la pregunta anterior: el método es importante; la intuición sin método no tiene mucho sentido para mí. Me dejo llevar por el instinto, pero esa búsqueda hay que incluirla dentro de un sistema de trabajo.

Contra lo que pueda parecer, una buena labor de planificación ahorra mucho tiempo, te permite ver los errores, los puntos débiles, antes de escribir la primera palabra, con lo que luego evitas situaciones de bloqueo, por ejemplo, o de necesidad de reescribir mucho. Así que sí, soy bastante rápido una vez tengo la historia montada.

¿Qué importancia tienen las redes sociales para ti a la hora de dar visibilidad a tu obra?

Son importantes, pero creo que están sobrevaloradas. Como autor tienes un alcance limitado. Es la labor de la editorial quien puede hacerte conocido. Por más que pongas 50 actualizaciones en tus redes sociales cada día, si no tienes seguidores no los vas a conseguir. La editorial ha delegado demasiado en la labor diaria del escritor. Se olvida de que el primer índice de venta de un libro es el nombre del autor, y por tanto si quiere vender libros debe invertir en que ese autor sea conocido: la labor de promoción de la editorial es la que vende los libros, la que hace que un autor salga de las sombras y llegue al gran público. Las redes sociales del autor sirven para fidelizar, si acaso, a los lectores. Y me temo que eso se ha perdido de vista.

Las editoriales esperan, con demasiada frecuencia, que un libro funcione por sí solo. En un país donde se publican 70000 títulos al año, eso es jugar a la lotería.

Como lector ¿cuáles son las preferencias de Teo Palacios? ¿Y en materia de novela histórica?

Me gusta especialmente la novela histórica, desde luego. Además, tenemos una hornada de autores españoles que son maravillosos. Pero leo otros géneros también: novela negra, o fantasía. Ahora estoy releyendo por enésima vez El Señor de los Anillos.

En la medida en que pueda ser desvelado cuéntanos sobre tus planes literarios a corto, medio y largo plazo.

A corto plazo, tan solo en dos o tres meses, llegará a librerías mi próxima novela, que será publicada de nuevo por Edhasa. Se trata de una investigación a cargo de un abogado en la Hispalis romana. Y ya estoy trabajando en una nueva obra con la que regreso a la edad media, pero por el momento no puedo desvelar nada más de ella.

Esta ha sido la entrevista a Teo Palacios. Espero que haya sido de tu interés y que te lleve a explorar sus obras si es que no las conocías ya. Y a Teo queremos darle las gracias por su participación y desearle toda suerte de fortuna editorial en esta nueva novela que publicará en breve y en todas las que sigan después.

Un saludo cordial y hasta la próxima

Roberto

La obra de Teo Palacios…
  • Hijos de Esparta, 2010
  • El collar maya, 2012
  • La predicción del astrólogo, 2013
  • El trono de barro, 2015

Enlaces de interés

Web del autor
Entrevista a José Soto Chica
Entrevista a Salvador Felip
Catorce novelas sobre Esparta
Entrevista a Harry Sidebottom

 
Suscribirse al blog
Entrevista a Teo Palacios
5 (100%) 7 votes
Roberto

Roberto Zapata es profesor y estudioso de Bizancio. Ha publicado el libro Italia bizantina 867-1071. En la actualidad escribe una trilogía ambientada en el siglo XI.

Haz click aquí para escribir un comentario debajo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: