Francisco Narla

Francisco Narla (Lugo, 1978), novelista, comentarista, articulista y poeta compagina su actividad literaria con la de comandante de línea aérea. Una interesante mezcla… Después de publicar su primera obra en 2009, Los lobos del centeno ha afianzado su carrera con títulos que han encontrado eco entre el público: Caja Negra (2010), la novela que saltó a la fama tras la tragedia áerea de Germanwings, Assur (2012), Ronin (2013) y su última obra, Donde aúllan las colinas (2016). Ahora en Desde las Blaquernas hablamos con Francisco para saber más sobre el modo en que afronta el oficio de escribir. Espero que te guste…

 

Francisco Narla, novelista

 

Foto Francisco Narla

 

Los lobos del centeno Francisco Narla

Caja Negra Francisco Narla

Assur Francisco Narla

Novelista, poeta, articulista y comandante de línea aérea… El recitado impresiona, pero, ¿cómo se define Francisco Narla a si mismo?

Pues esa es una tarea ingrata e injusta, como mencionaba mi querido Saint-Exupéry en su magnífico El principito. Además, es también un jardín donde es fácil resbalar y darse una costalada. Pero si he de contestar, supongo que me gusta verme como un tipo con mucha curiosidad y enormes ganas de aprender. Soy un lector empedernido, un tipo hecho con remiendos de anticuario, uno al que le sigue gustando sentarse con una pipa junto a la chimenea y un buen vaso de escocés. Tengo un teléfono que no tiene conexión a internet, vivo en las montañas y sigo dedicando buena parte de mi vida a pasear junto al río.

Me pregunto cómo se compaginan todas esas actividades en tu día a día… ¿cómo organizas tu agenda?

Era más difícil antes. Ahora, gracias a los lectores, mi vida es mucho más fácil. Comprando mis novelas me han dado la oportunidad de dedicarle mucho más tiempo a la literatura y algo menos a la aviación. Pero el único secreto es el trabajo duro. Estar dispuesto a dedicarle muchas horas. Sé que no suena glamuroso, pero es la verdad.

No es habitual que un piloto en activo sea también un escritor de éxito. ¿Hay conflicto entre el escritor Francisco y el comandante Narla?

No, en absoluto, y de hecho hay más de un ejemplo; no soy el primero y seguro que no seré el último. Ambas profesiones comparten un fuerte componente vocacional. Pero no supone problema alguno, ambas son parte de mi vida y ambas me encantan.

En cualquier caso, a día de hoy, mi vida tiene más de literatura que de aviación, y lo del éxito siempre es discutible.

Una tragedia aérea, el Japón de los samuráis, un drama rural gallego, un episodio medieval en los tiempos de San Rosendo, una aventura en las postrimerías de la conquista romana de Hispania… Es evidente que encuentras tu inspiración en lugares y tiempos muy distintos, ¿qué te motiva a la hora de encontrar una nueva historia?

Muchas cosas distintas. Por ejemplo, brindar al lector una sorpresa, descubrirle algo desconocido. Esa es una premisa con la que me gusta trabajar. Pero, como es lógico, también me interesa mucho el conflicto personal de los personajes, su desarrollo. Y la acción que desenvuelve la trama, eso es capital para una novela de cierta extensión; o eso creo yo, porque para un relato la acción puede no ser necesaria, pero si se quiere prolongar la historia, es complicado hacerlo sin ella.

En fin, no es algo único, hay muchas aristas en el concepto. En cualquier caso, hay una idea clara en el trasfondo de todas mis historias, el hecho de que son novelas que a mí, como lector, me gustaría encontrar en las librerías.

Estoy en un dilema y necesito tu consejo desinteresado: me gusta la historia medieval y en una mano tengo a Ken Follett y en la otra Assur de Francisco Narla. ¿Por qué debería escoger una de tus novelas y no otra cualquiera? O dicho de otro modo, ¿qué ofrece Francisco Narla a los lectores?

No soy yo quien debería decir eso. Yo me limito a trabajar muy duro y hacerlo lo mejor posible, considero a los lectores mis jefes, me debo a ellos. Y Ken Follett me parece un escritor fantástico, aunque siempre me han gustado más sus novelas de espías que sus incursiones históricas.

Si soy plenamente objetivo, tendría que decir que millones de lectores avalan a Ken Follett, muchos más que en mi caso. Sin embargo, también creo que puedo decir, sin perder la objetividad, que en mis historias hay mucho más corazón.

Tu primera novela se publicó en 2009. Me gustaría que hicieses un repaso del camino que te llevó hasta ese punto y una consideración sobre el momento en que se encuentra tu carrera a día de hoy.

Pues ha sido un camino lleno de esfuerzo. De una editorial muy pequeña a una grande, de ser un desconocido a tener algo de relevancia.

A mi primera novela llegué de un modo muy natural. Como muchos otros escritores. Empecé escribiendo relatos, componiendo ideas para mis primeras historias y, con el paso de los años, nació “Los lobos del centeno”. Incauto de mí, yo pensé que había dado a luz a una obra maestra, afortunadamente, el tiempo me ha enseñado lo estúpido que fui.

En cuanto a mi situación actual, pues supongo que lo más destacable es que estoy empezando a ser traducido y que, quizá, con algo de suerte, pueda comenzar una carrera internacional, ¿quién sabe?, ya veremos.

Ronin Francisco Narla

Donde aúllan las colinas Francisco Narla

¿En qué medida usas las redes sociales para promover tu obra?

Supongo que no tanto como debiera, pero lo cierto es que no me siento demasiado cómodo con ellas, no logro verle ese lado tan positivo y maravilloso que tanta gente comparte.

Mis editores y mi agente siguen insistiendo, y yo hago lo que puedo, pero, como decía, no llegan a gustarme. Y tampoco creo que el interesado pueda forzar la situación, el beneplácito de las redes, a mi escaso entender, tiene poco que ver con el esfuerzo del implicado, está relacionado con muchas otras variables que quedan muy lejos del dominio personal.

Tras estos años como autor publicado, ¿cuál es tu opinión sobre el momento que atraviesa el mundo editorial en España?

Lo cierto es que es bastante desesperanzador. La piratería y la crisis suponen una yuxtaposición en la que incluso los números más altos de las listas de ventas se quedan en cantidades que hace solo diez años parecerían ridículas.

En España, desafortunadamente, no se lee mucho, y en los últimos años, se compra menos aún, de modo que esta alocada profesión de escritor se ha convertido en algo así como una quimera.

Hablemos ahora sobre la página escrita y tus hábitos a la hora de escribir. ¿Cómo encaras la construcción de una de tus novelas? Eres metódico en la documentación, rápido o lento a la hora de escribir, te torturan las dudas y las manías o todo lo contrario…

No soy maniático, escribo en cualquier parte y sin prejuicios. Trabajo duro con la documentación porque creo que se lo debo al lector y tengo un método de trabajo que resulta bastante efectivo porque me permite escribir con rapidez. En general, planifico muy bien la historia antes de mecanografiarla, tomo muchas decisiones previas, bien meditadas, y no me embarco en la redacción del manuscrito hasta que he resuelto todas las dudas.

Ahora que se ha apaciguado el impacto de la tragedia del vuelo de Germanwings, ¿cómo valoras el efecto provocado por Caja negra en el conjunto de tu carrera?

Pues no lo sé. Como es lógico me proporcionó una proyección mediática inesperada, pero le robó protagonismo a la propia novela. Así que supongo que la cosa quedó a medias aguas en algún lugar indefinido y complicado.

Eres lucense y Galicia es el lugar en el que transcurren varias de tus novelas. ¿Qué despierta en ti en términos literarios miña terra galega?

Mucho, lo cierto es que me siento deudor de mi tierra. Eso no es nuevo ni original, muchos escritores han compartido ese sentimiento, sin ir más lejos, la gran mayoría de novelas de Stephen King transcurren en Maine.

En mi caso, me produce una gran satisfacción saber que las traducciones de mis novelas le permiten al lector del otro extremo del mundo conocer un poco sobre el lugar que me vio nacer.

Una incursión en el Japón tradicional es poco habitual en la narrativa española. Recuerdo la fascinación que me causaron Shiké, Taiko o Musashi en su momento. ¿Por qué Japón?

Pues supongo que porque yo mismo he sentido esa fascinación con muchos aspectos de la cultura nipona. Hace años que cultivo bonsáis y hace años que contemplo piedras suiseki. Imagino que esos gustos se fueron filtrando y me permitieron descubrir la increíble historia de la embajada japonesa que desembarcó en Sevilla en el siglo XVII y, una vez conocido ese pedazo de nuestro pasado, no hubo manera de dejarlo a un lado, tuve que contarlo.

Novelista, articulista, poeta… ¿en qué lugar entre tus preferencias personales sitúas cada una de estas facetas de tu obra?

Supongo que resultan un conjunto indivisible. No puede entenderse el todo sin cada una de sus partes, y cada una de ellas cobra sentido cuando se considera junto a todas las demás.

Sin embargo, en la que me siento más cómodo es en la de novelista.

El amor por la lectura se da por supuesto… ¿Cuáles son tus gustos como lector? ¿Y específicamente en materia de novela histórica? Descúbrenos tus autores y novelas favoritos.

Soy un lector muy ecléctico. Me gustan muchas cosas diferentes, y desde que me dedico profesionalmente a esto de contar historias me obligo a mí mismo a leer muchas novelas que no me gustan pero que han cobrado relevancia por algún motivo. Creo que, cuando el escritor lee, aprende. Y que un buen modo de aprender lo que uno debe hacer al contar una historia es descubrir cómo no debe hacerlo.

Podría poner muchos ejemplos de novelas históricas que me han encantado, pero siempre me dejaría algo en el tintero. Por mencionar un ejemplo, uno más allá del bien y del mal, bien respaldado por su éxito durante años, diré que El médico de Noah Gordon.

Ningún autor gusta de revelar sus proyectos. Sin que sirva de precedente, ¿podrías contarnos algo sobre tus planes literarios a corto y medio plazo?

Bueno, en general no es un problema de los escritores, sino de las editoriales. No les gusta demasiado que demos a conocer nuestros trabajos antes del lanzamiento. Pero estoy trabajando en varios, una colaboración con prensa que podría comenzar en breve, algo para la radio y, cómo no, un par de novelas de las que, como ya hemos mencionado, no puedo adelantar nada.

Queremos dar las gracias a Francisco por su amabilidad al aceptar una entrevista para Desde las Blaquernas. Le deseamos toda suerte de éxitos editoriales en el presente y el futuro, incluida esa expansión de su obra a los mercados internacionales. Lo merece. Y en cuanto a ti, espero que te haya gustado este acercamiento a la figura de un escritor que con seguridad dará que hablar en los próximos años.

Un saludo cordial

Roberto

La obra de Francisco Narla…
  • Los lobos del centeno, 2009
  • Caja negra, 2010
  • Assur, 2012
  • Ronin, 2013
  • Donde aúllan las colinas, 2016

 

Enlaces de interés

Página web de Francisco Narla
Entrevista a Salvador Felip
Entrevista a José Soto Chica

 
Suscribirse al blog
Roberto

Roberto Zapata es profesor y estudioso de Bizancio. Ha publicado el libro Italia bizantina 867-1071. En la actualidad escribe una trilogía ambientada en el siglo XI.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies
>
A %d blogueros les gusta esto: