Carlos Aurensanz

Carlos Aurensanz (Tudela, 1964) es un navarro apasionado por la narración histórica. Su primera obra sobre la historia de Navarra en el siglo IX Banu Qasi. Los hijos de Casio, se publicó en 2009 y recibió una excelente acogida. Tras ella llegaron Banu Qasi. La guerra de Al Andalus (2011) y el final de la trilogía con Banu Qasi. La hora del califa (2013). Con esas tres obras Carlos ha trasladado a sus lectores a la historia apasionante de los primeros siglos de la España Musulmana y el nacimiento de los estados cristianos. Las inquietudes creativas de Carlos Aurensanz se han completado ultimamente con dos nuevos libros. En La puerta pintada (2015), una historia de intriga ambientada en la actualidad reciente con incursiones en la Edad Media, Carlos Aurensanz ha añadido nuevos temas y enfoques a su repertorio. La novela Hasday, el médico del califa (2016), nos conduce a la esplendorosa corte de Abderramán III y la Córdoba del siglo X. De esas cuestiones, de sus proyectos y de muchas cosas más hablamos con Carlos Aurensanz en esta nueva entrada de la sección de entrevistas en Desde las Blaquernas. Espero que sea de tu interés…

Carlos Aurensanz

Foto Carlos Aurensanz

 

Banu Qasi Los hijos de Casio de Carlos Aurensanz

Banu Qasi La guerra de Al Andalus de Carlos Aurensanz

Banu Qasi La hora del califa de Carlos Aurensanz

 

Me gustaría que Carlos presentase al escritor Aurensanz…

Carlos Aurensanz es una persona intelectualmente inquieta que empezó a escribir a los 42 años y que, tras cinco novelas y con la sexta en marcha, apenas empieza a acostumbrarse a que se refieran a él como “escritor”.

Con frecuencia se da entre los profesionales de la ciencia una inclinación hacia las letras. En tu caso, ¿qué hace un profesional de la salud engolfado en historias de más de mil años atrás?

Es la necesidad de cambio de registro, de dedicar las horas de asueto a una actividad que no tenga nada que ver con tu profesión y que te proporcione las satisfacciones de un hobby. Disfruto enormemente escribiendo, y me apasiona la época que he retratado hasta ahora en mis novelas. Hacerlo es trasladarse en el tiempo, casi te da la posibilidad de vivir una segunda vida.

¿Cómo es un día en la vida del escritor Carlos Aurensanz?

Trabajo, familia y tiempo libre. Es en este último espacio donde más conflicto hay, porque hay que buscar hueco para la escritura, la lectura, el deporte, los amigos y el resto de las aficiones. Normalmente acabas robando tiempo a la familia y al sueño. Me gusta escribir de noche, en medio de la tranquilidad, y hay días en que el amanecer te sorprende sentado al ordenador.

Háblanos de tus comienzos como escritor, el camino que te ha llevado hasta aquí.

Hasta los 40 nunca había escrito nada, aunque es cierto que sí he sido un gran lector. Y, quizá, la novela histórica haya sido siempre mi género preferido. Hace diez años tropecé con un personaje que me atrajo y empecé a profundizar en su figura. Descubrí una historia de novela y, en un proceso del que no soy muy consciente, empezó a gestarse la idea de escribir sobre él, sobre aquella época y aquel lugar, que no habían sido tratados dentro del género. Tras tres años de documentación y trabajo tenía en las manos un manuscrito de 700 páginas, quizá la novela que me hubiera gustado leer escrita por otros. Tuve la suerte inmensa de que una editorial grande como Ediciones B se interesara por su publicación inmediatamente. Llegaron buenas críticas, seguí adelante con la saga de los Banu Qasi hasta completar la trilogía y después las puertas del mundo editorial han seguido abiertas para afrontar nuevos proyectos.

La historia de la formación de los reinos del norte en la península a partir del siglo VIII es mortificante por la escasez y la sequedad de las crónicas conservadas. ¿Qué te ha llevado a fijarte en esa época histórica en concreto?

Al Ándalus siempre ha ejercido en mí un influjo poderoso. En 2002 se celebró el 1.200 aniversario de la fundación de mi ciudad, Tudela, y ahí entré en contacto con la figura, hasta entonces casi desconocida, del gran Musa ibn Musa, el caudillo musulmán que gobernaba las tierras del Ebro. Sobre Córdoba y el califato se había escrito mucho, pero no sobre el Al Ándalus de la frontera, el que mantenía el contacto con los reinos cristianos del norte. Tan intenso era ese contacto que Musa, el protagonista de la novela, era hermanastro de Iñigo Arista, primer rey cristiano de Pamplona. Este aspecto novedoso en cuanto al escenario es el que más ha valorado la crítica especializada en novela histórica. Después la evolución de los acontecimientos va acercando a los personajes a Córdoba, donde se desarrollan las últimas novelas.

Desde tu primera novela Banu Qasi. Los hijos de Casio tus relatos han cubierto un arco entre el final del siglo VIII hasta el esplendor califal del X. ¿Crees que el lector puede encontrar razones para sentirse atraído por ella?

Ese periodo es un momento de esplendor político, cultural y científico sin igual en nuestra Historia. Córdoba se convirtió en un foco de atracción a la altura de Alejandría, Bagdad, Constantinopla o Roma. Ese es el marco en el que se desarrollan mis novelas que, aunque abordan temas muy distintos, siempre tienen el trasfondo de los avances científicos de la época, el ambiente cultural de las ciudades andalusíes, las primeras universidades, los hospitales, la vida cotidiana, las bibliotecas y centros de traducción, las relaciones entre cristianos, judíos y musulmanes… Esas son las luces, pero tampoco obvio las sombras: la lucha por el poder, las guerras, la esclavitud, la sumisión de la mujer, la profunda desigualdad social…

 

La puerta pintada de Carlos Aurensanz

Hasday el médico del califa de Carlos Aurensanz

 

Háblanos de La puerta pintada, la novela publicada en 2015. Un cambio de ritmo, una nueva época, un nuevo desafío para ti…

Más que un desafío fue una oportunidad de cambio. La Puerta Pintada fue una novela que se cruzó en el camino, una historia que me atrajo y me absorbió de tal forma que me hizo guardar en el cajón el proyecto que tenía entre manos y que decidí posponer. Fue una ráfaga de aire fresco después de 6 años de trabajo en la trilogía histórica. Era una novela cuya trama encajó desde el principio, que escribí como un empeño personal a pesar de las reticencias iniciales de la editorial ante un cambio de género tan brusco. Disfruté enormemente con ella y creo que eso se ha notado a juzgar por la reacción entusiasta de la crítica y los lectores, que no termina.

Sabemos de la importancia de la documentación a la hora de escribir buena novela histórica. ¿Cómo preparas las tuyas?

La documentación es la parte más importante del trabajo y el que abarca la mayor parte del tiempo. Son años de trabajo que, por otra parte, no termina hasta que concluyes la última corrección de la novela. Son cientos, miles, los libros, tesis, artículos especializados que hay que manejar para meterte de lleno en la vida cotidiana de hace mil años, para ambientar el entorno en que se mueven los personajes, para conocer el desarrollo de los hechos históricos de fondo. Llevo a cabo un trabajo muy sistemático, creo bases de datos de cada texto que consulto, cronogramas, listados de referencias, de forma que puedo acceder a la información cada vez que lo necesito.

Recuerdo leer hace muchos años a Don Claudio Sánchez Albornoz y lamentar no tener acceso al Muqtabis de Ibn Hayyan que prometía una mina de información para una época apenas ilustrada. Evidentemente para ti esa obra fue un gran descubrimiento. Háblanos de lo que ha supuesto…

Es cierto, el descubrimiento del Muqtabis, una crónica musulmana del siglo XI sobre el emirato y el califato de Córdoba, permitió reescribir esa parte de nuestra historia que permanecía en la oscuridad tras la destrucción sistemática de las fuentes árabes tras la conquista cristiana. Fue parte fundamental de la documentación histórica, pero también una fuente inagotable de argumentos para las novelas. Desciende a los detalles concretos de la vida cotidiana de la época y retrata la sociedad andalusí con un detalle asombroso que te permite cerrar los ojos y “ver” las calles, los zocos, los mercados de esclavos, las fiestas, los juicios públicos, los palacios de Córdoba…

A la hora de elegir el tema de tus novelas, ¿pesa más la vinculación sentimental a la tierra propia o las posibilidades dramáticas de la historia?

He tenido la suerte inmensa de que hasta ahora he podido conjugar los dos aspectos. Tanto en la trilogía Banu Qasi como en La Puerta Pintada, mi ciudad tiene un protagonismo fundamental, pero porque las novelas surgieron de ella. Sin embargo, cuando la historia transcurre lejos como sucede en Hasday (entre Jaén y Córdoba) no tengo ningún problema en apartarme del terruño.

Hasday ibn Shaprut, cuya vida has novelado en El médico del califa o el judío italiano Shabbatai Domnolo son personajes de vidas fascinantes entrelazadas a caballo de las culturas cristiana y musulmana. ¿Qué te ha llevado a fijarte en la figura de Hasday?

Es uno de esos personajes con los que “tropiezas” en el proceso de documentación y que guardas en el cajón sabiendo que volverás a él. Hasday ben Shaprut tenía tres ventajas fundamentales para elegirlo como protagonista de mi última novela sobre Al Ándalus: era judío, lo que me permitía retratar la sociedad andalusí desde un punto de vista diferente (de nuevo la necesidad de cambio). Por otra parte solo se conoce su vida pública adulta, y eso me permitía novelar con libertad una infancia y juventud desconocidas, algo que hago en la primera mitad de la novela. Y por fin, su vida me permite abordar los grandes temas que quería tocar y que aún no había tenido oportunidad de abordar en las novelas anteriores (búsqueda del conocimiento a través de los libros, las grandes traducciones, la introducción del papel, los avances médicos de la época, la arquitectura con la construcción de Medina Azahara, los primeros bimaristanes, la llegada de productos desconocidos desde Oriente, la esclavitud y los eunucos, las relaciones diplomáticas…).

Quisiéramos saber cómo afronta Carlos Aurensanz las tareas del oficio de escribir. Cuáles son tus hábitos, tus manías, el proceso que sigues cada día.

Ya he dado algunas pistas. Escribir es un hobby, y por eso no importa el tiempo que haya que dedicarle porque cuando disfrutas las horas pasan volando. Con un trabajo, tres hijos y muchas otras aficiones es difícil mantener hábitos estables, así que escribo siempre que voy a poder disponer de unas cuantas horas, sea en fines de semana, vacaciones, tardes o noches. Precisamente la noche se ha convertido en mi refugio, porque la novela fluye mucho mejor cuando no existen interrupciones. La música en los cascos que te aísla del mundo y el café son mis dos grandes aliados.

¿Cómo afrontas la construcción de una novela? ¿Eres rápido, reescribes mucho, prima el método o la intuición?

Soy muy cartesiano en eso, muy “de ciencias”. El proceso de documentación genera bases de datos, cronogramas y un esbozo de la estructura que voy trazando a lo largo de esos primeros meses de trabajo. Antes de empezar a escribir tengo ya el esbozo de la estructura, el armazón sobre el que montaré la trama plasmado en una hoja de Excel. En algunas ocasiones las filas de esa hoja coinciden exactamente con los capítulos que acabará teniendo la novela. Una vez construido el armazón, cuando ya sé de qué voy a hablar en cada capítulo, empieza el trabajo realmente literario, el más gratificante, que suele ser bastante fluido. En las últimas novelas, sin embargo, sí que estoy dejando más lugar a la improvisación, y dejo que nuevos personajes y subtramas nazcan y de desarrollen a medida que avanza la escritura.

Como lector quisiéramos saber qué preferencias tienes. Y en Desde las Blaquernas preguntamos siempre a los autores cuáles son sus libros y escritores preferidos en materia de novela histórica. Revélanos los tuyos, por favor.

Ya he dicho antes que he leído mucha novela histórica y como autor tratas de escribir aquello que te gustaría leer escrito por otros. Supongo que los referentes son comunes a muchos, son aquellas novelas que dejaron su huella en la primera juventud: El Médico de Noah Gordon, Los Pilares de la Tierra de Follet, El nombre de la Rosa de Eco, El Mozárabe de Sánchez-Adalid. Si de aquella primera época tuviera que decidirme por uno quizá eligiera a Frank Baer y El Puente de Alcántara.

Después han venido muchos, algunos de los cuales son o han sido compañeros de editorial. Tengo que decir que Ediciones B ha apostado muy fuerte por una generación nueva de autores españoles de histórica, y solo hay que mirar su catálogo para ver autores de referencia (que no citaré para no dejarme a ninguno).

 ¿Cómo definirías tu carrera de escritor en estos momentos?

Tengo la suerte de que la crítica y el público han respondido de forma muy positiva desde el primer momento, y eso me ha garantizado la estabilidad, tener asegurada la publicación de la siguiente novela sin necesidad de pelear cada una de ellas. Eso tiene también riesgos, en primer lugar el de acomodarse y el segundo de estar sometido a plazos que dificulten lo fundamental en esta actividad: disfrutar de lo que haces. Creo que estoy a salvo de ambos, porque siempre he buscado el cambio necesario (simplemente porque lo necesito) y mis editores me permiten la flexibilidad necesaria para seguir escribiendo como hobby y sin presión.

¿Qué podemos esperar de Carlos Aurensanz en el futuro? ¿Vuelta a la narración histórica califal o nuevas incursiones en campos todavía no explorados?

Cambio, una vez más. Creo que el ciclo sobre Al Ándalus ya ha dado todo de sí. Como decía a propósito de Hasday, fue la novela con la que quise cerrar el periodo andalusí y en la que traté los temas que me quedaban por tocar.

Trabajo ahora en un nuevo proyecto a caballo entre la novela puramente histórica y la intriga histórica, una mezcla que muchos lectores me demandaban después de leer La Puerta Pintada. Me traslado a los siglos XII y XIII, durante el reinado de Sancho VII el Fuerte en Navarra. Un cambio que supone un esfuerzo añadido en cuanto a la documentación de una época distinta y ya en los reinos cristianos, y que previsiblemente verá la luz en los primeros meses de 2018.

Espero que te haya gustado esta entrevista a Carlos Aurensanz. Te invito a que explores alguna de sus novelas y que con ella te sumerjas en la apasionante historia de la Navarra medieval o la Córdoba califal. Desde aquí queremos dar las gracias a Carlos por su participación en esta sección de Desde las Blaquernas y le deseamos toda la suerte del mundo en sus próximos proyectos editoriales.

Un saludo cordial y hasta la próxima

Roberto

La obra de Carlos Aurensanz…
  • Banu Qasi. Los hijos de Casio, 2009
  • Banu Qasi. La guerra de Al Andalus 2011
  • Banu Qasi. La hora del califa, 2013
  • La puerta pintada, 2015
  • Hasday, el médico del califa, 2016

Enlaces de interés

Web del autor
Entrevista a Teo Palacios
Entrevista a Harry Sidebottom

 
Suscribirse al blog
Entrevista a Carlos Aurensanz
5 (100%) 3 votes
Roberto

Roberto Zapata es profesor y estudioso de Bizancio. Ha publicado el libro Italia bizantina 867-1071. En la actualidad escribe una trilogía ambientada en el siglo XI.

  • Guilhem dice:

    Siempre muy interesantes las entrevistas que haces, estimado Roberto. Tengo una duda: allá por 2004 o 2005 había un miembro de la lista de imperiobizantino de Rolando que se había abocado a recabar datos sobre una tribu Banu, no recuerdo cuál en realidad. ¿No sería el mismísimo Carlos que estás entrevistando ahora?
    Muchos saludos y felicitaciones.
    Guilhem

    • Roberto dice:

      Hola Guilhem,
      Pues confieso que no me acuerdo. Había otro escritor, Julio Murillo, que estaba preparando una novela ambientada en las Baleares en época islámica. Yo mismo le había contestado con alguna sugerencia pero no recuerdo a ninguno más. Quizá Rolando podría contestar mejor que yo.

      Un gran abrazo

  • Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

    Aviso de cookies
    >
    A %d blogueros les gusta esto: