Portada Alejandro Núñez Alonso

 

Alejandro Núñez Alonso (1905-1982) es un escritor que merece ser rescatado del olvido en los países de lengua española. Como autor de las famosas series sobre Benasur de Judea y Semíramis, fue considerado en tiempos como el mejor novelista histórico de España. Sin embargo en la actualidad sus obras apenas tienen presencia en el mercado salvo un inconcluso intento de Nabla Ediciones por volver a publicar su obra. Nuestro modesto propósito en Desde las Blaquernas es reivindicar su memoria mediante esta entrada dedicada a sus dos series históricas principales. Espero que disfrutéis de su lectura y que esta os anime a explorar el vasto mundo que Alejandro Núñez Alonso supo crear…

 

ALEJANDRO NÚÑEZ ALONSO: APUNTES BIOGRÁFICOS

 

Alejandro Núñez Alonso nació en Gijón en 1905. Entusiasta de la historia, intentó hacerse un nombre sin éxito como autor teatral en Madrid. Para sobrevivir trabajó como periodista en diversos periódicos. En 1929 se decidió a probar la aventura americana en México, donde conoció a la que sería su mujer, Leonor Bravo Carmona, auténtica inspiradora de su obra. En su tierra de adopción la actividad de Núñez Alonso fue variada, tanto como periodista en diversos diarios como fundador de revistas y especialmente al publicar sus primeras novela: Konco (1943), Mujer de medianoche (1945) y Días de huracán (1949).

A principios de los años cincuenta Núñez Alonso regresa a Europa como corresponsal de la revista América e Informaciones. Después de pasar por Roma y París el escritor se asentó en Madrid donde comenzó a escribir la que sería su serie más famosa dedicada a Benasur de Judea. Antes publicó La gota de mercurio (1954), un monólogo interior que fue finalista del premio Nadal. Tras otra dos novelas ambientadas en México Alejandro Núñez Alonso comienza la preparación de sus series más conocidas sobre Roma y Asiria. La primera novela, El lazo de púrpura, fue publicada en 1956 y galardonada con el Premio Nacional de Literatura. A esta siguieron El hombre de Damasco (1958), El denario de plata (1959), La piedra y el César (1960) y Las columnas de fuego (1961) que cierra la serie.

Antes de iniciar la que sería su segunda serie más célebre Alejandro Núñez Alonso tuvo tiempo de publicar Gloria en subasta (1964), que recibió el Premio de la Crítica en 1965 y otra novela histórica, esta vez contemporánea, Cuando Don Alfonso era rey (1962).

La otra serie que lo hizo célebre, la ambientada en Asiria y Babilonia alrededor de la mítica reina Semíramis/Shammuramat comienza con la novela homónima publicada en 1965. Tras ella Sol de Babilonia (1967), Estrella solitaria (1973) y la que cierra la tetralogía La reina desnuda (1974).

La muerte de su mujer Noy en 1971 supuso un punto de inflexión en la vida de Alejandro Núñez Alonso . El escritor decidió trasladarse a Canadá para acompañar a su hijo único y allí pasó sus últimos años antes de fallecer en Quebec el 7 de octubre de 1982. En una interesante entrevista de ABC publicada el 8 de agosto de 1973 Núñez Alonso, de paso en Madrid para entregar el manuscrito de Estrella solitaria, proporciona algunas informaciones de interés. El escritor recuerda que su vida en el extranjero ha enriquecido su experiencia como escritor. También nos dice que el origen de la pentalogía de Benasur está en un edicto de Claudio sobre los consorcios navieros romanos que leyó en París. De esa anécdota surgió el deseo de escribir una historia materialista de Roma, un borrador de sesenta folios que destruyó después antes de darle el sesgo definitivo. En la entrevista Núñez se arrepiente de haber detenido la historia porque en realidad deberían haber sido diez volúmenes.

Ante la pregunta del entrevistador de la razón para no continuarla el escritor contesta:

Tengo el proyecto de hacer en forma novelada una Summa de la antigüedad. Ya tengo la pentalogía sobre Roma, estoy terminando la de Semíramis y he publicado Vísperas sin mañana, una novela sobre Troya, aunque todavía me faltan muchas cosas de Grecia. Ahora bien, por lo que tengo una ansiedad y una ambición enormes es por tratar la España árabe, que es uno de los momentos históricos que más me fascinan.

Paradójicamente la fama y el nombre que había adquirido durante los años de actividad se diluyeron a partir de mediados de los setenta hasta el punto de que sus obras dejaron de ser editadas y pasaron a convertirse en objeto del recuerdo. No para los aficionados al género histórico, que guardaban un recuerdo fiel de quien fue considerado el mejor novelista histórico español. Durante muchos años fue imposible encontrar ediciones nuevas de sus obras hasta que Nabla Ediciones en 2008 acometió el proyecto de relanzar sus obras. Fruto de ello fue la publicación de El lazo de púrpura en 2008 y El hombre de Damasco al año siguiente. En paralelo arrancó la serie asiria con la salida al mercado de Semíramis (2008). Lamentablemente esos esfuerzos editoriales parecen haberse estancado porque desde la fecha no han aparecido nuevos títulos del autor salvo Gloria en subasta (2009).

Es excelente poder contar con los títulos de Nabla pero nada comparable a la posibilidad de tener en las manos un ejemplar antiguo en las ediciones de Editorial Planeta con el tacto y las preciosas encuadernaciones de la época. La situación puede ser remediada por el aficionado acudiendo al mercado en Internet. Portales como Iberlibro o Uniliber permiten acceder a ediciones antiguas a un muy buen precio. Cuestión aparte es que el lector exigente quiera adquirir un ejemplar con sobrecubierta intacta, lo que eleva sensiblemente el precio del volumen. Quedémonos sin embargo con lo esencial: se pueden encontrar libros de Alejandro Núñez Alonso todavía.

Para todos los interesados hay un informativo artículo sobre Alejandro Núñez Alonso en biblioasturias.com titulado Rescatando a Alejandro Núñez Alonso de muy recomendable lectura.

Haz click en la imagen superior para ver una galería con las portadas de la obra de Alejandro Núñez Alonso

 

La serie romana de Alejandro Núñez Alonso: Benasur de Judea

 

El lazo de púrpura (1956)

 

En una calurosa noche en el puerto griego de Cencres el armador de Corinto Aristo Abramos se reúne con el navarca judío Benasur a bordo de la nave Regium. El esclavo Mileto, con habilidades como contador y una mente especulativa y atormentada, es ofrecido por su amo para entrar al servicio del armador judío. A partir de entonces desarrollará una intensa relación de amistad con su señor, siguiéndole por todo el Imperio en la persecución de sus sueños.El lazo de púrpura (1956)

En ese momento entramos en contacto con la vertiginosa historia de Benasur de Judea y su titánico propósito de crear un imperio económico para servir a su fin último: acabar con la dominación de Roma. Ese es el comienzo de El lazo de púrpura, la primera de las cinco novelas de la serie romana de Alejandro Núñez Alonso en las que, a través de la vida de su protagonista, un ambicioso hombre de negocios judío, podemos descubrir con enorme lujo de detalle  la morosa descripción de la sociedad, las costumbres y la vida de sus gentes, el mundo mediterráneo durante el reinado del emperador Tiberio. Benasur funda su imperio económico en sus habilidades como negociante, especulador y armador, a imagen y semejanza de los Onassis y Niarcos de los años cincuenta y sesenta que pudieron servir perfectamente de modelo a Núñez Alonso para la erección de un imperio comercial.  Benasur viaja de un lado a otro del Imperio negociando, tramando, creando alianzas y destruyendo rivales. Como un moderno hombre de negocios usa la bolsa para acrecentar su poder vendiendo y comprando flotas, especulando con el grano y los costes de los fletes para superar a la competencia. Podemos leer cómo se habla de navieros, futuros, ultramarinos, participaciones en las Flotas unidas de Ostia como si fuese un informe de Wall Street, pero no nos importa que sea la basílica Argentaria: es Benasur en estado de gracia.

Para ganar el favor del emperador nuestro héroe consigue la renuncia del pirata Skamín a cambio de un sustancioso retiro. El agradecimiento de Tiberio se manifiesta con la condecoración del Lazo de púrpura. Como navarca magnífico y Beso del César ahora Benasur es un hombre cuya influencia se extiende por todo el orbe romano. Y como dueño de quinientos navíos esa posición es trampolín para nuevos negocios, nuevos mercados. En El lazo de púrpura viajamos por el Egeo hasta Jerusalén pasando por Roma, Gades y África. El impulso dado por el favor imperial le permite a Benasur hacerse con nuevas minas y explotaciones en Hispania y chocar contra los equites de Gades para tomar el poder en la Bética. En la narración aparece Zintia, la esclava mauritana que es liberada por Benasur y cuidada con mimo con un propósito: convertirla en una princesa mauritana y casarla con Shubalam, el hijo de su viejo aliado Tacfarinas. Es la preparación para el sueño de Benasur: utilizar los recursos mineros de Hispania para fabricar armas que sus flotas transporten a África, ayudar a Shubalam a crear un reino en el desierto, el oasis de Garama y allí levantar un ejército que destruya a Roma.

Benasur participa en las intrigas palaciegas hasta derrotar al rey de Garama y convertirla en instrumento para sus propósitos. De allí viaja a Jerusalén donde al llegar alcanza a ver al que llaman Nazareno haciendo su entrada en la ciudad. Se ilusiona al principio con la idea de que pudiese ser un jefe de la rebelión contra los romanos pero su naturaleza pacífica lo desilusiona. Apremiado por el Sanedrín para apoyar su captura para acabar con los desórdenes en Jerusalén Benasur asiste al proceso, crucifixión y resurrección de Cristo y se siente intensamente transformado. Afirma que Jesús le ha hablado y le pide que funde en Garama un reino en el que el hijo que espera de Zintia reciba el nombre de Jesús. En su confusión Benasur sigue obcecado en continuar con su ofensiva contra Roma con el apoyo de la nueva espiritualidad…

Se puede descubrir en la narración de Núñez Alonso un regusto a tiempos modernos. Las tramas, situaciones y el modo en que reaccionan y se relacionan los personajes podrían ser más verosímilmente británicos que romanos. Esa acomodación de patrones contemporáneos a una historia muy anterior en el tiempo no resulta sin embargo fuera de lugar por la habilidad narrativa de Núñez Alonso. No es difícil dejarse arrastrar a una narración riquísima en matices, muy prolija en detalles por elección del autor. La primera novela de la serie romana tiene 757 páginas y sus hermanas tienen dimensiones similares. El relato sigue una estructura en espiral, partiendo de un punto y extendiéndose a nuevos motivos que lo amplían antes de volver a enfocarlo con nuevos matices.

Para los curiosos hay una excelente reseña escrita por Arauxo en el portal Hislibris que puedes encontrar en este enlace

 

El hombre de Damasco (1958)

 

Otra novela voluminosa de 941 páginas. En la segunda parte de la serie romana la acción comienza entre los garamantes cuando Zintia está a punto de ser coronada como su reina junto al hijo todavía no nacido de Benasur. Presente está el embajador del rey parto Artabán con el que Benasur planea una alianza. A cambio de la entrega de carros de combate y armamento la monarquía parta ofrece facilidades para la explotación de la ruta de la seda con China. La ambición de Benasur no tiene precio…El hombre de Damasco (1958)

Lenguaje algo campanudo y artificioso, sobre todo en los parlamentos. Divagaciones y episodios menores intercalados que llevan a Benasur y a Mileto a Pompeya, Alejandría, Damasco, Olimpia para terminar en Susa. Bueno para los amantes del universo Benasur, pero la intensidad de la narración se habría visto beneficiada con un acortamiento de la extensión. También el volumen de lo escrito adolece de cierta ligereza en las expresiones con modismos contemporáneos que le restan credibilidad. Benasur se embarca en la misión de recuperar los treinta denarios de plata pagados por Jesús, a los que se atribuye la facultad de quemar la mano de los que tuvieron que ver en el hecho.

La novela se enreda con largas series sobre Saulo de Tarso y los primeros tiempos de la religión cristiana tras la muerte de Jesucristo. En la parte final un largo episodio en oriente de Benasur y su esclava Clío (que pronto adoptará como ahijada) apoyando al parto Artabán contra su rival Tiridates. Al regresar el navarra magnífico expone a Saulo de Tarso su intención de bautizarse pero es apresado por los romanos y llevado a Roma (ya en tiempos de Calígula).

De esta novela podemos señalar como rasgos negativos la expresión un poco amanerada y artificiosa en los diálogos, y su excesiva extensión.

Aquí tienes otra reseña publicada por Richar en Hislibris.

Reconstrucción de la antigua Roma

El denario de plata (1959)

 

Otra larga novela, 762 páginas. Continúa inmediatamente donde acabó El hombre de Damasco. Mientras Benasur es conducido en un barco prisión su amigo Mileto viaja al Ponto para visitar la casa del exilio del poeta Ovidio. La atención sobre el protagonista apenas se reduce a sus negociaciones por un mejor trato en la nave que le transporta para centrarse en Clío, la esclava britana apadrinada por Benasur que hace su aparición en la novela anterior. La muchacha se traslada a Roma en busca de su padrino y durante casi la mitad de la novela, la mejor parte de El denario de plata, Núñez Alonso nos describe sus andanzas por la capital del Imperio. Es una visión costumbrista que parece un trasunto del Madrid de la posguerra en la que se puede palpar la vida en las calles de Suburra o el Argileto. Las virtudes y los defectos de Núñez Alonso están ahí: la inacabable creatividad de situaciones y tipos humanos, la viveza de las personificaciones, la recreación de un mundo vasto en una narración que salta inconteniblemente de un tema a otro. Y junto a ello la dispersión en la acción, una excesiva actualización de lenguaje y contextos y la falta, a medida que se lee, de una revisión más exigente de estilo.El denario de plata (1959)

Núñez Alonso se encuentra cómodo haciendo rebosar su novela y extendiéndola en todas direcciones, sin prisa por llegar al fin, sin temor a demorarse en cada punto. Si eres de los lectores apresurados que quieren una historia concisa y concentrada posiblemente las novelas de Núñez Alonso no sean para ti, pero si no te importa ponerte cómodo y dejarte llevar sin mirar el reloj entonces enjoy the ride🙂

En la novela, como en las otras de nuestro autor, tiene cabida la acción pura con las digresiones (en ocasiones muy amplias como las dedicadas a la fiesta de las Saturnalia) y la indagación en la motivación psicológica de los personajes. Gusta Núñez Alonso de tomar un carácter secundario y darle el foco principal como es el caso en El denario de plata de Clío, la esclava manumitida cuyo proceso de educación ocupa buena parte de la narración.

Un buen número de personajes históricos aparecen en el relato, comenzando con Calígula y Claudio, Casio Querea, Plinio y Petronio, Herodes Agripa y una amplísima representación de los personajes más conspicuos de la época. Además el nacimiento de la religión cristiana recibe un generoso tratamiento. El carácter indómito de Benasur se debate entre su inclinación a creer en el mensaje del nazareno y su tendencia innata a tejer planes ambiciosos que pongan el mundo en sus manos. Benasur, por fin bautizado en Gades, se relaciona con los apóstoles y llega a tratar a la Virgen María. En su atormentado recuerdo está el apoyo que dio a los fariseos en el momento del prendimiento de Jesús. Como uno de los donantes del denario simbólico de la suma de treinta que sirvieron para completar el trato, nuestro héroe recorre todo el mediterráneo torturado por el arrepentimiento e intenta recuperarlos para hacerlos desaparecer. El denario de plata al que alude el título es el último y fugitivo que elude ser encontrado.

En otra de las tramas de la novela Benasur quiere recuperar el hijo que tuvo con Cosia Poma y para ello tiene que ser juzgado en Gades. Siempre infatigable casa a su ahijada Clío con Bardanes el parto al que ayuda a subir al trono de Partia. Al fin decide regresar después de ocho años a Garama para encontrarse con Zintia y su hijo coronado. ¿Será bien recibido el hijo pródigo? Lo sabremos en la próxima novela…

 

La piedra y el César (1960)

 

711 páginas. ¿Habíamos dicho que Núñez Alonso no teme extenderse? En la tercera novela de la serie la acción comienza en Garama y de allí pasa a Roma, la Hélade para terminar en Roma otra vez. Justo en el momento en que quedó en la novela anterior con Benasur en prisión preguntándose si su audacia en presentarse ante la corte le podría costar la vida. Un golpe de estado y la toma del poder por el general Agarán provoca el confinamiento de la familia real y la marcha apresurada de Benasur a Leptis tras intentar en vano mediar para reconducir la situación. Mientras tanto en Roma su ahijada Clío continúa relacionándose con lo más granado de la sociedad bajo el benigno reinado del emperador Claudio. La muchacha sufre una crisis vital que le hace dejar a un lado su talento como lirista y concertista para entregarse al juego. Se ha producido una fractura profunda entre ella y su padrino. El carácter mundano de Clío no acepta bien la vida de renuncia que supone el cristianismo ante el pesar de Benasur, que la querría bautizada y comprometida. Ambos llevarán sus vidas por separado hasta que el destino los vuelva a unir.La piedra y el César (1960)

Paralelamente a estas historias individuales continúa el relato de los primeros tiempos del Cristianismo. Es constatable a lo largo de la serie como la historia individual de Benasur, que ocupa el protagonismo en las primeras novelas, se va diluyendo para dejar paso a la fundación de la iglesia cristiana en la capital del Imperio. A ello dedica en estas novelas y en las dos siguientes Núñez Alonso amplísimas páginas con gran colorido y nivel de detalle. De hecho Benasur en La piedra y el César no aparece hasta la página 316 y sus intereses ahora dejan de radicar en montar conspiraciones de alcance mundial contra el imperio y se centran más en colaborar con las actividades de Pedro y Pablo  y defender los intereses de la nueva Iglesia de las medidas tomadas contra los judios por el emperador que incluyen su expulsión de Roma.

Como en toda novela de Alejandro Núñez Alonso en La piedra y el César encontramos acción pura, largas descripciones costumbristas y disquisiciones filosóficas y religiosas sobre la vida y la muerte, el deseo vital, el valor del dinero y todas las cuestiones que angustian a sus personajes, desde el más importante al más pequeño, porque Núñez Alonso no desdeña posar su mirada sobre el día a día de los más humildes y alzarlos así al nivel de los grandes protagonistas de la historia.

Durante la segunda parte de la novela las diferencias entre Benasur y Clío se enmarcan en la gira por el Mediterráneo que la muchacha realiza como una prima donna de la interpretación como citarista y lirista. El navarca judío, fiel a su carácter, no descansa en planear nuevos objetivos. El próximo: encontrar financiación para levantar un ejército que invada Garama y la cristianice a golpe de espada. Ese proyecto fracasará finalmente mientras cambios relevantes se producen en el Imperio. Claudio ha muerto y el nuevo emperador, Nerón, se muestra un vivo defensor de las artes lo que demuestra otorgando su favor a Clío de la que admira el talento.

La labor de cristianización de Roma progresa entre tanto. Pablo es conducido a la capital encadenado mientras el emperador se encuentra con Pedro y le pide que use sus dotes taumatúrgicas para hacer de su voz algo único. Pedro intenta utilizar esa influencia en beneficio de la naciente comunidad cristiana. Sin embargo el fracaso escénico del emperador lo lleva a radicalizar cada vez más su comportamiento. Todo se prepara para el dramático final que tendrá lugar en la última novela de la pentalogía…

 

Las columnas de fuego (1961)

 

Roma, año 63 d.C. Nerón busca desesperadamente a Pedro para que le devuelva el milagro de su voz. Benasur se ha establecido en Roma y es un pilar de la comunidad cristiana como diácono y mecenas de una iglesia en el barrio de Suburra. Mientras Benasur se afana su amigo Mileto sufre los desdenes de su amante Antonino y Clío retoma una antigua relación de los tiempos de Partia con el hindú Vangamí. En paralelo a las historias personales el reinado de Nerón comienza a perderse entre excesos tras la desaparición de Afranio Burro y la reunión de aduladores alrededor del emperador que aplauden sus inclinaciones. La Iglesia cristiana sigue creciendo en Roma y provincias pero un acontecimiento dramático sacude a todos los protagonistas de la historia. El violento incendio que estalla en Roma se extiende desde los barrios humildes a toda la ciudad y provoca gran destrucción. Ante el temor a las revueltas y las críticas a su gobierno Nerón se vuelve contra los nazarenos, sospechosos de poca afección al Imperio.Las columnas de fuego (1961)

Benasur interviene usando su influencia con el emperador para interceder por sus correligionarios pero la persecución y las delaciones comienzan y con ellas las primeras ejecuciones. Buena parte de Las columnas de fuego están dedicadas a la gran persecución y en ella está puesta toda la intensidad de la narración de Alejandro Núñez Alonso. Un gran fresco que abarca a la comunidad cristiana en toda su amplitud y que podríamos comparar, salvando las distancias, con la perspectiva aportada por Quo Vadis? (que puedes ver en el enlace de Hislibris o en el de La pasión inútil) de H. Sienkiewicz.

Los acontecimientos se suceden con rapidez. Clío intenta convencer a su padrino para que abandone Roma pero éste sólo piensa en usar sus medios para proteger al mayor número posible de cristianos. Benasur y Mileto comprar viviendas para ocultar en ellas a familias enteras y sustraerlas así de la captura. En su desesperación Mileto organiza una gran conspiración gladiatoria que estalla con violencia. Mileto muere luchando contra los pretorianos y Benasur es desterrado a la isla Pandataria, en otro tiempo lugar de exilio para los miembros díscolos de la familia imperial.

La represión en Roma sigue y no alcanza sólo a los cristianos. La conspiración de Pisón es ahogada en sangre y el famoso Cayo Petronio, el árbitro de las elegancias y antiguo favorito, comete suicidio anticipándose a la condena del emperador. Pedro y Pablo son capturados y ejecutados también y Benasur escribe una carta acusatoria al emperador que le trae de vuelta a Roma para ser enjuiciado y condenado a muerte. Por fin Benasur muere con otros cristianos en el circo mientras en provincias comienzan las rebeliones de Víndex, Galba, Otón y Vespasiano que en breve acelerarán el fin del reinado de Nerón. Cosia Poma, la antigua amante y amor contrariado entierra el cuerpo de Benasur mientras Lino se convierte en el sucesor de Pedro en la iglesia cristiana.

En el epílogo de la novela y la serie encontramos a Clío con su marido Sergio en Pompeya. Es el año 79 d.C. La erupción del volcán de la que apenas pueden escapar vivos es una descriptiva metáfora de sus vidas en aquellos críticos años…

Así acaba la pentalogía de Benasur de Judea. Una narración colosal en sus dimensiones y en la que es difícil por sus mismas dimensiones mantener el foco, posiblemente también para Alejandro Núñez Alonso. Pero a pesar de sus imperfecciones un retrato inolvidable del Mediterráneo en la época de los primeros Césares.

 

LA SERIE ASIRIA: SEMÍRAMIS

 

En el año 1965 se publica Semíramis la primera novela de otra serie con la que Alejandro Núñez Alonso se enfrenta a un ambicioso proyecto: novelar la vida de la legendaria reina asirio-babilónica Shammuramat, la Semíramis de Heródoto. Un propósito para el que no había precedente en la novelística histórica española, más dada a contemplar el ombligo propio que a abordar temas ajenos (algo que no ha cambiado demasiado por desgracia). A Semíramis sigueron en sucesión Sol de Babilonia (1967), Estrella Solitaria (1973) y el cierre de la tetralogía con La reina desnuda (1974), en mi opinión, particular y discutible, el conjunto de obras que prefiero del autor.

Babilonia y Asiria, Urartu y Tiro, el oriente contemplado en una visión grandiosa que es a la vez una reflexión sobre el arte de la política y una meditación sobre la búsqueda de la eterna juventud y los efectos destructivos del tiempo sobre el espíritu de los hombres. ¿Cómo no sentirse fascinados por los cuadros de vida que nos presenta Alejandro Núñez Alonso en esta tetralogía? Los mercados y la vida de la gente sencilla en Babilonia, las majestuosas ceremonias en la austera capital asiria de Kalah, las montañas urarteas, las procesiones que arrastran a miles de ciudadanos a proclamar su amor a los dioses, el jubileo de Ishtar, el docto ambiente en las escuelas de escribas de Borsippa, el espectáculo del temible ejército asirio desplegando su fuerza en el Sinaí, ante Damasco, en las montañas de Urartu… Todas son manifestaciones fascinantes de un gran fresco histórico que Núñez Alonso sabe crear.

Y junto a eso la íntima evolución de los personajes: una Semíramis obsesionada por mantener su belleza y juventud en pugna contra la muerte; el misterio que rodea a Dungui, el seguidor de Enlil; la tensión por el poder entre los gobernantes asirios y sus asociados a la fuerza en Babilonia; la lucha por el dominio entre Semíramis y su propia familia: Shamshi-Adad, Adad-Nirari, Salmanasar, Ashur-Dan, Ashur-Nirari hasta Pul, su adorado nieto Tiglath-Pileser, que gobernará a su muerte y junto a ellos una miríada de caracteres y personajes que forman en su conjunto una historia irresistible.

¿No crees que vale la pena acercarse a ella? Vamos a saber algo más…

 

Semíramis (1965)

 

Como suele ocurrir en las narraciones de Alejandro Núñez Alonso se trenzan varias historias simultáneas. En este caso la de Mino el cretense, arquitecto, que acude a Babilonia en busca de fortuna mientras Shammuramat/Semíramis, la esposa de Shamsi-Adad V (823-811 a.C.), gobierna Babilonia en nombre de su marido. Mientras Shamsi-Adad intenta ser digno de la sombra de su famoso padre el gran Salmanasar III (858-823 a.C.). A pesar de su juventud Semíramis está obsesionada por mantener joven y bello su cuerpo y para ello tiene a su servicio al egipcio Shusteramón, experto en las artes que preservan de los estragos de la edad.Semíramis (1965)

Alejandro Núñez Alonso nos ofrece una espléndida panorámica de la sociedad babilónica y la vida cotidiana en los templos, los hogares y los mercados antes de que la acción nos lleve a una dramática lucha por el poder. Semíramis cuenta con una dura oposición entre sus consejeros reales nombrados por el rey. Cuando Shamsi-Adad muere a causa de las heridas sufridas en una cacería la reina actúa y elimina sin piedad a todos aquellos que se oponen a su puesto como regente en nombre de su hijo Adad-Nirari III (810-783 a.C.). Aconsejada por el hábil consejero Beltarsiluma Semíramis sube a Asiria para asediar Kalah y consigue abatir a sus enemigos y gobernar Asiria y Babilonia. Para recordar a su adorado Shamshi-Adad encarga a Mino el cretense la construcción de un mausoleo funerario que será recordado como los jardines colgantes de Babilonia, una de las maravillas del mundo antiguo.

La lucha por mantenerse en el poder es inmisericorde. Semíramis tiene que luchar contra el inmovilismo y la resistencia de los asirios a ser gobernados por una babilonia, la hija de un enemigo, el difunto rey Marduk-balasut-iqbi. Finalmente los descontentos fuerzan una insurrrección palaciega que es ahogada en sangre. Semíramis gobierna ahora sin oposición. Todos se inclinan ante la poderosa soberana. Todos salvo uno, Dungui, el misterioso vagabundo de la flor de Enlil que encierra un misterio. Él es el único que parece capaz de alcanzar el corazón de la reina.

Más segura ahora en su trono Semíramis decide trasladar la sede del poder a su amada Babilonia donde sigue buscando el secreto de la inmortalidad. El egipcio Shusteramón ha descubierto que la llamada planta de Gilgamesh puede ser la clave para conseguirla. Es un producto exótico que sólo se puede encontrar en remotas regiones de la India. Semíramis decide organizar una expedición militar para apoderarse de esas valiosas plantas y asegurar así una baza decisiva en su lucha contra la muerte….

En este enlace de Hislibris puedes leer una reseña escrita por Publio y otra en Fantasymundo.

 

Sol de Babilonia (1967)

 

La apasionante historia de Semíramis se continuó casi de inmediato con la publicación de Sol de Babilonia, la segunda parte de la serie en la que, como suele ser habitual en el autor, se entrelazan varias voces para enriquecer la narración. Aquí son, además de las de la propia reina, Mino el cretense, Zimma la prostituta, Tursyna la espía tartessa y Dungui el misterioso vagabundo de Enlil los que ofrecen su punto de vista de la historia.

Han pasado seis años. La campaña índica ha sido un éxito. Semíramis regresa cubierta de gloria para terror de Egipto, Urartu, Damasco y Tiro, enemigos inveterados de Asiria. El rey Pigmalión de Tiro organiza una misión secreta para intentar descubrir el secreto de la eterna juventud de la reina que fracasa.Sol de Babilonia (1967)

Semíramis a pesar de su juventud ya es una leyenda viva. Mujer de apetitos voraces y voluntad avasalladora rivaliza con su hijo Adad-Nirari que pretende asumir la primacía espoleado por su amante Sunga. La tensión producida entre madre e hija estalla en una crisis. Semíramis expulsa a su hijo de Babilonia y reclama todo el poder con una oferta que su hijo no puede rechazar: que se gane el honor de todo rey asirio en el campo de batalla mientras ella gobierna el imperio. Mientras se celebran los majestuoso festejos del jubileo de Ishtar y los sagrados ritos de la prostitución sagrada (que Alejandro Núñez Alonso describe con el mismo lujo de detalles que conocimos para las Saturnalia en la pentalogía de Benasur) Beltarsiluma, el eficaz consejero y mano derecha de Semíramis,  acaba con la oposición religiosa y afianza solidamente la posición de la reina.

En la esfera privada, sin embargo, la reina pasa por momentos de desaliento. Los progresos de Shusteramón se estancan y hacen que el sueño de inmortalidad de Semíramis parezca más lejano que nunca. Para complicar las cosas las inundaciones arrasan Babilonia y con ella el azote de la peste y la plaga de ratas que causan gran mortandad.

Segura de su poder Semíramis recibe a su hijo Adad-Nirari que debe someterse a ella. Sorprendentemente para el lector algo inesperado ocurre entonces…

¿Qué? Para saberlo deberéis leer la novela…

Murallas de Babilonia, obra de Rocío Espín

Estrella solitaria (1973)

 

La tercera novela de la serie, Estrella Solitaria, no fue publicada hasta 1973, después de un paréntesis en el que el autor escribió otras obras pero Núñez Alonso retoma la narración con el vigor de siempre…

Adad-Nirari no ha olvidado el enfrentamiento con su madre y no se resigna a ceder ante ella. Ha tenido un hijo de su amante Sunga y convierte al pequeño Salmanasar en su heredero. Cuando los ejércitos de Asiria se concentran para la próxima campaña contra Egipto Semíramis descubre con sorpresa que está embarazada de Dungui y debe renunciar a dirigir la campaña. La reina se retira a Arbelas para dar a luz mientras continúa presionando a sus médicos para alcanzar el secreto de la inmortalidad. Tras el nacimiento de Tiglath-Pileser Semíramis retoma los asuntos de estado con el vigor de siempre y reúne un ejército para acudir a Damasco, donde la ofensiva de Adad-Nirari está estancada. Con astucia la reina consigue entrar con sus tropas en la ciudad y humillar a su hijo ante la vista de todo el ejército. Ambos prosiguen en malos términos la campaña hasta Egipto pero en el desierto del Sinaí se ven detenidos por las acciones dilatorias del faraón Sheshonq III.Estrella solitaria (1973)

La campaña egipcia acaba en fracaso. Muy desanimada, la reina se retira a la vida privada durante ocho años, los años oscuros en los que su hijo recobra el mando que tanto deseaba. La leyenda tejida alrededor de la reina se acrecienta por el misterio que la envuelve y los rumores sobre su victoria sobre el tiempo y su belleza nunca ajada.

Al término del retiro Semíramis vuelve a poner sus ojos en la lucha por el poder. Arregla la muerte de Sunga y de la suma sacerdotisa de Ishtar que se oponía a su persona con lo que trama una red de alianzas que le otorgan el poder religioso en Asiria y Babilonia. La reina pone sus ojos en Tiglath-Pileser al que desea como sucesor mientras una catástrofe personal la golpea: Dungui enferma y Semíramis lo hace matar para tenerlo siempre a su lado junto a las momias de aquellos más próximos a su corazón. Semíramis está atormentada por la soledad y la muerte que acecha a los que le son más queridos pero no deja que ello interfiera en su fiera lucha por el poder. En una maniobra de hondo calado político se asegura la alianza con las tribus caldeas del bajo Éufrates y los integra en su ejercito como ciudadanos babilonios. En una actitud de abierto desafío a Adad-Nirari nombra a Ninurta-apla rey vasallo de Babilonia y amenaza a su hijo con negarle los cuantiosos recursos económicos del vicariato de Asur sin los que el rey de Asiria no puede gobernar a menos que acepte subordinarse a ella. La señor adquiere un halo de divinidad ante sus súbditos. El último intento de rebelión, la de los escribas de Borsippa acaudillados por su antiguo servidor Beltarsiluma es ahogado expeditivamente usando la crecida del Éufrates. Semíramis gobierna sin rival como una estrella solitaria…

 

La reina desnuda (1974)

 

En 1974 Alejandro Núñez Alonso publica La reina desnuda, que cierra la tetralogía y la historia de Semíramis.

La reina sigue luchando contra la vejez mientras a su alrededor aquellos que le eran más queridos van desapareciendo uno a uno. En un giro habitual en Núñez Alonso para historias tan extensas como estas buena parte de la primera mitad de La reina desnuda cambia de escenario, de voz y de protagonista. La atención se centra en Malda, una adolescente urartea que vive en Shaldi, un pueblecito atrapado en medio de la guerra entre su reino y Asiria. Como refugiada de guerra la muchacha se ve protegida por el turtanu [jefe supremo del ejército] Ashur-Nimeli. A través de sus ojos asistimos a la historia de una de las endémicas guerras entre estos estados rivales. Desastida de todo en un primer momento, Malda gozará de la protección del poderoso militar y prosperará como dueña de sus propias tierras a pesar de su implicación en actividades de espionaje a favor del rey Menua de Urartu. La llegada de Semíramis para establecerse en Shaldi, ahora refundado como Bit Shammuramat y centro de supervisión de la campaña de Urartu, convierte ese remoto rincón entre las montañas en la capital del imperio desde el que la reina gobierna los asuntos de Asiria y Babilonia.La reina desnuda (1974)

Corre el año 783 a.C., Adad-Nirari ha muerto y Salmanasar IV (782-773 a.C.) es rey pero Semíramis gobierna las dos tierras desde Bit Shammuramat. La muerte de su doncella Melinke, que ha sido una de sus más íntimas asistentes desde su juventud la sume en la melancolía y refuerza su obsesión por luchar contra la vejez y la decadencia física, incluso contra la resistencia de sus propios físicos y médicos, agotados por la larga lucha.

En medio de una sorda rivalidad por el poder Salmanasar muere en 773 y es sustituído por su hermano Ashur-dan III (773-755 a.C.), de mediocres capacidades y que lleva a Asiria a una grave crisis política por su inacción. Mientras se sigue desenvolviendo la historia de Malda que supone un contrapunto a la visión de Semíramis, en esta se va haciendo cada vez más dominante una sensación de vaciedad y desilusión por la vida  acentuada por la muerte violenta de Bel-nirari, nieto de Beltarsiluma con el que Semíramis había establecido una relación afectiva. Cada vez más despegada del mundo de los hombres y sus intereses, la reina sigue recluída en Bit Shammuramat rodeada de las momias de los que un día amó y contemplada con temor supersticioso como maga y hechicera por el pueblo.

Las plagas y la crisis azotan Asiria y Babilonia. Semíramis renuncia a luchar por el poder efectivo. En 755 a.C. Ashur-Dan muere y es sustituido por su hermano Ashur-Nirari V (755-745 a.C.) pero es en el nieto de Semíramis, el joven Pul y futuro Tiglath-Pileser III (745-727 a.C.) en quien la reina pone todas sus esperanzas. Desengañada de todo Semíramis finge su muerte y un cadáver con su apariencia es enterrado en Arbelas con honores reales. Es a la destreza de sus médicos a quien se debe el artificio. Sólo unos pocos meses después el antiguo turtanu Ashur-Nimeli, viejo enemigo de la reina, investiga incansablemente hasta descubrir la verdad. Sus hallazgos le llevan hasta una propiedad en la antigua ciudad de Akkad. Ashur-Nimeli acude disfrazado como un vagabundo de Enlil y encuentra una doncella en el jardín. Lo que sucede a continuación sólo podrás averiguarlo si lees la novela, sólo puedo revelar que el autor se reserva un último y desconcertante golpe de efecto…

Este es el impactante final de la tetralogía sobre Semíramis. Una obra en su conjunto sugerente y que nos traslada de modo inolvidable a los tiempos antiguos por la maestría del autor. Semíramis, Dungui, Beltarsiluma y muchos otros son personajes con cuerpo y alma que desfilan ante nosotros y nos arrastran a creer en la historia. El arte de Alejandro Núñez Aloso brilla con intensidad en esta serie de novelas. Si no las has leído todavía te animo de verdad a que te acerques a ellas.

 

Arriba Israel (1977)

 

Arriba Israel (1977)

Y como bono tenemos Arriba Israel, la última novela escrita por Alejandro Núñez Alonso. La historia se sitúa en Palestina poco antes de la instauración de la monarquía. Un panorama caótico en el que las tribus se enfrentan unas a otras, apenas unidas por la débil autoridad del Consejo de Ancianos y la figura de Samuel. Frente a ellos la amenaza de Filistea y su ejército superior. En estas circunstancias emerge Nahsón, príncipe de Judá, que inicia el enfrentamiento armado contra los filisteos. Primero en Eben-ha-Ézer, después en Afeq y Siquem las victorias del naciente ejército judio se suceden. Una serie de éxitos que revitalizan el sentimiento de los israelitas como un pueblo unido. Al fin ese sentimiento convertirá a Saúl en primer rey y convertirá a Nahsón en una figura mítica para los suyos.

Novela densa como suele ser el caso de las de Núñez Alonso, con multitud de personajes entrando y saliendo y el frecuente recurso a plantear la narración en saltos sucesivos desde la gran acción al punto de vista de los personajes particulares. Núñez Alonso nos traslada a la perfección el caos político en el que vivía el pueblo judío y el peso de la tradición religiosa.

 

Aquí concluye esta entrada sobre las novelas históricas de Alejandro Núñez Alonso. Espero que haya sido de tu agrado. Si es así no dudes en compartirla o hacer un comentario. Si te ha gustado esta macro reseña sobre novelas históricas puedes leer otra en Desde las Blaquernas, la dedicada a Esparta que puedes encontrar en el siguiente enlace:

Catorce novelas históricas sobre Esparta

Un cordial saludo

Nota: la ilustración de las murallas de Babilonia utilizada en esta entrada es una obra de la maravillosa ilustradora Rocío Espín

Suscribirse al blog
10 novelas de Alejandro Núñez Alonso
4.7 (93.33%) 6 votes
Roberto

Roberto Zapata es profesor y estudioso de Bizancio. Ha publicado el libro Italia bizantina 867-1071. En la actualidad escribe una trilogía ambientada en el siglo XI.

  • Jaime M dice:

    Hola Roberto,

    Estupenda reseña, tanto que ya he encargado la tetralogía de Semíramis. Sólo tu entrada era una delicia leerla y conseguía que me metiera completamente en la trama, por lo que las novelas tienen que ser fantásticas. Destacar que de las 4 novelas “Estrella Solitaria” ha sido la relativamente más difícil de conseguir, pero en Iberlibro se pueden encontrar todas a un precio más que razonable.

    Por lo demás sólo comentarte que ya estaba echando de menos tus entradas en el blog, me imagino que andas más que liado con otros asuntos, pero de paciencia tus seguidores no entienden… : )))

    Un fuerte abrazo.

    • Roberto dice:

      Hola Jaime, de verdad es un placer tenerte aquí:-)
      Tienes razón en el retraso pero las preocupaciones de la vida real (marca registrada) pesan mucho. En mi caso una operación de mi hijo de cuatro años. Lo primero es lo primero…
      Una vez de vuelta a las tareas me encontré con que la entrada planeada para esta semana, la del proceso y exilio del papa Martín I (una historia fascinante del enfrentamiento entre la Iglesia y el Imperio en los oscuros tiempos del siglo VII), necesitaba un par de documentos más para ser completada. Mientras los conseguía adelanté la siguiente entrada sobre Núñez Alonso que debería haber sido publicada la próxima semana con el consiguiente atracón que prefiero no contar en público. Ahora, si no hay novedad, la próxima semana en Desde las Blaquernas la interesantísima historia de la prisión, juicio y exilio de Martín I (649-655). Y la siguiente semana, Deo adiuvante, un nuevo retrato imperial, en este caso el de Constantino V, otra figura apasionante y muy controvertida, aunque sólo sea porque los que escribieron la historia lo aborrecían hasta un nivel patológico.
      Me alegro mucho de que te gustase la entrada sobre Alejandro Núñez Alonso. Créeme que el lector puede sentir vértigo porque todas son novelas de gran extensión y nos sumergen en un mundo de detalles. Yo leí por primera vez sus libros cuando tenía veinte años más o menos y no hace mucho que me propuse incorporarlos a mi biblioteca. Afortunadamente el precio es bueno aunque encontrar ejemplares intactos (me refiero a la sobrecubierta) ya es más complicado (y caro). Ambas series son estupendas pero en mi caso tengo debilidad por la historia de Asiria que me parece apasionante, así que me inclino por Semíramis.

      Un abrazo muy cordial y ya me seguirás contando de Semíramis y de todo.

  • Olga dice:

    Hola: Gracias por intentar recuperar a Núñez Alonso. Para mí uno de los mejores escritores que han existido.
    Tengo toda la serie de Benasur y algunas de las “babilónicas”.
    La serie de Benasur es de lo mejorcito (o lo mejor) que he leído sobre la antigua Roma. No las he leído una sola vez, si no varias. Es espléndida su forma de describir la vida cortesana y la corriente. Te das cuenta que Roma, no sólo era historia, también gente que vivía, sufría, lloraba, reía…
    En una ocasión, pude hablar con Posteguillo y cuando le comenté que tenía estos libros, se le salían los ojos en bicicleta. Su comentario fue: “estas novelas son la Biblia para los enamorados y/o estudiosos de la antigua Roma”.
    Aparte de estos libros, sólo pude conseguir (en una librería de “viejo” ya desaparecida) “La Gota de Mercurio”
    Escritor, tristemente olvidado que merecería una revisión amplia de su obra.
    Un saludo.

    • Roberto dice:

      Hola Olga, muchas gracias por participar:-)
      Como puedes suponer estoy totalmente de acuerdo contigo en tus opiniones sobre Núñez Alonso. Como decía en la entrada, el lector sin prisas puede disfrutar de la recreación de todo un mundo perdido en las obras de Núñez Alonso. Esperemos que la atención de las editoriales vuelva sobre él para una reedición de sus obras, no sólo las históricas. Afortunadamente ya han pasado los tiempos en que se debía depender de la librería de viejo de tu localidad; ahora con las facilidades que ofrece internet cualquiera de los títulos debería ser accesible.
      Es un placer contar contigo en Desde las Blaquernas. Espero que no sea la última vez que nos veamos por aquí.

      Un cordial saludo

  • Eduardo dice:

    Me ha producido mucha alegría este artículo. Las leí casi todas cuando era niño, y son excelentes. Aún conservo algunos de los ejemplares de casa de mis padres. Y coincido: con la proliferación de novela histórica actual, no entiendo cómo no se rescata la obra de este autor.

    • Roberto dice:

      Hola Eduardo, seas muy bienvenido. Quiero darte las gracias por tu comentario y por pasar a formar parte de la comunidad de suscriptores de mi web. Espero que la encuentres de tu gusto y desde ya te invito a participar en ella siempre que lo desees.
      No puedo estar más de acuerdo contigo en lo que dices. Las novelas de Núñez Alonso tienen un valor permanente, fuera de modas y merecerían una edición actualizada (o por lo menos continuar con la estupenda facsimil de Nabla que sigue atascada desde 2009). Por supuesto en cuestión de lecturas cada uno es dueño de sus opiniones, pero yo al menos cambiaría con gusto una tonelada de catones, espionajes, templarios, griales, asesinatos y demás por la reedición de títulos de calidad como las series de Núñez Alonso:-)
      Mi opinión particular y discutible, por supuesto…

      Un saludo muy cordial

  • Jaime M dice:

    Hola Roberto,

    Hace unas semanas terminé “Semíranis” y en la actualidad ando por la mitad de “Sol de Babilonia” y reconozco que son “adictivas”. No entiendo como unas novelas tan interesantes y entretenidas han podido caer en el olvido de esta manera. Fue difícil conseguir toda la serie con las sobrecubiertas más o menos intactas (en este aspecto soy algo maniático) pero al final lo conseguí. Para los amantes de los libros antiguos, la edición de Planeta es muy buena pero es complicado (y caro) encontrarlos con sobrecubierta y con la misma intacta, especialmente el de “Estrella Solitaria”, cosa que no entiendo porque de los otros si que hay variada oferta…

    La trama, cuajada de personajes y de cierta complejad, es apasionante en el fondo y en la forma. Siendo libros voluminosos no cansan en ningún momento y sorprende el tremendo detalle y conocimiento del autor de la época, especialmente cuando en su época la información no era ni tan abundante y ni tan fácil de conseguir como lo es en la actualidad con internet y tantas otras fuentes.

    Como siempre Roberto acertadísimo en tus recomendaciones literarias.

    Muchas gracias y un fuerte abrazo.

    • Roberto dice:

      Hola Jaime,
      Parece que coincidimos en los gustos 🙂 Las obras de Núñez Alonso son joyas olvidadas que merecen más reconocimiento del que tienen en la actualidad. Sirva esta entrada para contribuir a remediarlo. Al igual que tú me encantan estas ediciones antiguas (por supuesto con sus sobrecubiertas). Tienen algo especial que hace que la lectura sea todavía más placentera.

      Creo que no hace falta que siga insistiendo en los méritos de ANA, creo que se nota que es uno de los favoritos en Desde las Blaquernas. Me alegro de que te haya gustado la lectura. La próxima entrada en la categoría de lecturas, si el tiempo lo permite, otra tanda de novelas sobre tema bizantino.

      Un gran abrazo para ti

  • Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

    Aviso de cookies
    >
    A %d blogueros les gusta esto: